Los 7 errores que una empresa no debe cometer en su estrategia de contenidos

La mayor parte de empresas fallan a la hora de desarrollar sus estrategias de contenidos cometiendo errores que hacen que todo el esfuerzo sea en vano. Aquí veremos 7 puntos que debes tener siempre en cuenta.
Por
Separador

Una buena estrategia de contenidos nos ayudará a conseguir los objetivos planteados consiguiendo además una gran visibilidad en buscadores y atrayendo así el mayor tráfico cualificado posible a nuestras webs.

Los errores más importantes, desde mi punto de vista y experiencia, son:

Esperar un retorno inmediato

La gran mayoría de empresas no invierte en contenidos porque buscan una manera rápida de obtener beneficios y claramente, no es el caso del marketing de contenidos.

Calcular el retorno de la inversión de los contenidos es muy complejo y requiere de un profundo trabajo que no solo comprende analizar el tráfico o la calidad de esos contenidos sino otros factores como decidir qué queremos conseguir con cada contenido, cuánto vale eso que queremos conseguir y poner en claro los costes de producción y mantenimiento de esos contenidos (una parte normalmente olvidada).

No tener un flujo de trabajo definido

Procesos y metodologías, metodologías y procesos. Huimos de ellos pero siempre nos persiguen y es que en un trabajo donde intervienen tantas partes o tantos procesos diferentes, es necesario que haya un flujo definido bien claro.

Ideación, creación de contenidos, revisión, publicación, mantenimiento, optimización. Hay muchos procesos diferentes y todo el equipo editorial debe tener claro quién debe hacer qué para evitar la repetición de tareas, falta de control y sobre todo y más importante, falta de calidad en el trabajo final.

Procesos más definidos y bien claros generan un flujo de trabajo más óptimo, permitiendo a nuestra empresa ganar tiempo, dinero y salud (mental :-P).

Solo pensar en crear contenido

Este es uno de los errores más comunes e importantes.

Una buena estrategia de contenidos no solo se basa en la creación de contenidos sino en la difusión, promoción y optimización del contenido existente para mejorar la perdurabilidad de ese contenido y garantizar que el usuario encuentra información correcta en todo momento.

Relacionado: Reutilizar contenido existente en Marketing de Contenidos

Ignorar el contenido existente

Al hilo de lo comentado en el punto anterior, no nos podemos olvidar del contenido existente. No se trata de crear contenido y olvidarnos de él, ni mucho menos, sino de generar contenido y optimizarlo constantemente. Optimizar significa asegurarnos de que el contenido tiene sentido después de un tiempo y construir relaciones entre el contenido generado previamente que atrae tráfico y el contenido nuevo (gracias a enlaces en los contenidos u otras tácticas).

Para que esto tenga sentido, obviamente el contenido ha de ser evergreen, atemporal, que nos permita que perdure y tenga sentido en el tiempo (por ejemplo este mismo post que estoy escribiendo).

No priorizar audiencia (personas)

¿Te has parado a pensar para quien estás escribiendo y por qué? Muchas empresas dirigen sus contenidos a amplios segmentos de usuarios pensando que a todos esos segmentos les servirá (y es importante para mi aquí el verbo servir) el contenido. Sin embargo la realidad es, que crear listas de usuarios tan amplias no sirve de nada. Debemos conocer quién es nuestro usuario, darle un perfil, ponerle un nombre y definirle con profundidad para poder generar un contenido que tenga un sentido real y sobre todo que funcione y sea efectivo, que nos ayude a conseguir nuestros objetivos.

Prioriza tus contenidos para una, como mucho dos, personas. Obviamente un contenido puede valer para más de dos segmentos, pero tenemos que priorizar, dirigir y segmentar nuestros contenidos a un número pequeño de grupos de usuarios muy concretos y definidos para que realmente sea efectivo.

Foco en cantidad y no calidad

La gran mayoría de empresas tienen el foco en el volumen, en la constancia, en cumplir un calendario propuesto. Sin embargo, cuando hablamos de generar contenido de calidad, muchas veces tenemos que romper esa constancia o ese calendario, ya que si no somos capaces de generar un contenido excelente, diferencial, que nos haga conseguir el objetivo propuesto con ese contenido, ¿de qué sirve?

No hay que tener miedo en hacer poco. Poco y bueno es mejor que mucho y regulero. Tenemos que buscar la excelencia. Además, es importante saber escalar, y para escalar es imprescindible empezar en pequeño.

Piensa siempre que más contenido implica más esfuerzo, más dinero, más mantenimiento y más de todo. Si ese contenido además es malo, las desventajas serán mayores si cabe.

Pregúntate, ¿tiene un objetivo de negocio claro? ¿responde a una necesidad del usuario?. Si no lo tienes claro, bórralo. El contenido que sobreviva será el que realmente aporte valor a la cadena.

”Ya no vale crear buen contenido. En una época en la que todo el mundo crea contenidos, tienes que esforzarte más.” @MarketingProfs‎ - @MarketingProfs‎tuitéalo

Medir únicamente con Google Analytics

¿Realmente crees que con Google Analytics vas a poder conocer todo lo necesario para que tu estrategia de contenidos tenga éxito?

Para y piensa. Lo más importante de toda nuestra estrategia de contenidos es conocer nuestra audiencia. Necesitamos insights de quiénes son, qué les gusta, qué necesitan, etc. Para ello, nada mejor que encuestas de satisfacción o newsletters personalizadas (1 a 1) para saber cada vez más sobre nuestros usuarios. Además, saber cómo navegan y usan nuestros contenidos es vital, por lo que también necesitaremos puntualmente informes de user testing.

Cuanto más conocimiento tengas sobre tus usuarios más valor podrás aportar ya que sabrás exactamente qué es lo que necesitan en todo momento.

Con estos siete puntos bien trabajados, el éxito estará más cerca. Ya sabes, contenidos de calidad y ponerle mucho amor y cariño a todo el proceso y tendrás, sin duda, una estrategia con garantías.