Más vale prevenir que curar: errores en social media

Las redes sociales están en nuestro día a día, son omnipresentes y ya no sabríamos vivir sin ellas. Pero... ¿Debemos estar en todas las redes sociales y a cualquier precio?
Por
519 reacciones
519 Flares 519 Flares ×

A la hora de pensar en qué redes sociales debemos estar y qué debemos hacer en cada una de ellas tenemos que saber aprovechar esa audiencia para conseguir nuestros objetivos. Ahora mismo más del 70% de las empresas utilizan las redes sociales de una forma u otra, pero la simple apertura de una cuenta de Facebook o el publicar tuits cuando queramos o cuando nos acordemos, no es suficiente para hacer una correcta estrategia de marketing. ¿Qué podemos hacer para aumentar el retorno de la inversión y crear más oportunidades en redes sociales?

12+1 errores que debemos evitar en una estrategia de Social Media

  1. Sí, no se qué hacer porque no tengo una estrategia clara. No se trata de hacer las cosas por hacer sin más. Antes de comenzar a hacer nada, piensa cuáles son tus objetivos y cómo llevarlos a cabo. Los usuarios en redes sociales están inundados de información y crear una estrategia nos permitirá tener una planificación con un calendario de contenidos específico para conseguir unos objetivos finales.
  2. No integrar las redes sociales en tu web. Las redes sociales han de estar presente en nuestro mundo digital. Un gran error que muchas empresas cometen es dejar sus cuentas de redes sociales fuera de sus páginas webs. Tus cuentas en redes sociales no solo deben estar unidas entre sí, sino que también han de estar relacionadas con tu página web, tus emails y todas las comunicaciones online que hagas. Si no conectamos estas cuentas reduciremos el alcance que cada activo tiene por separado.
  3. No usar imágenes en Twitter. Aunque subir imágenes en Twitter nos reduzca el número de caracteres, los tuit que incluyen una imagen, tienen un 200% más de aceptación y viralización que un tuit sin imagen. Recuerda utilizar algún tuit con imagen para ayudar a llamar la atención del mensaje y enriquecerlo.
  4. No utilizar hashtags.Los hashtags son una gran manera perfecta para sacar provecho de algunas conversaciones y buscar información útil sobre un determinado tema. No se trata de utilizar hashtags sin sentido como ya os comenté en este post, sino, de utilizar los hashtags con sentido, y escogerlos de manera estratégica para llegar a tus seguidores y encontrar a tu público objetivo.
  5. No ser coherente con el mensaje que das. Utiliza un mismo tono, que sea cercano y que no parezca como que detrás de esa red social hay un robot que hace el contenido. Muéstrate humano, entra en conversaciones, soluciona dudas y relaciónate con tus usuarios. Recuerda, que la clave está en encontrar el equilibrio perfecto.
  6. No utilizar imágenes de tamaño correcto en Facebook. La estimulación visual ayuda a impulsar la participación en las redes sociales. El 40% de los usuarios, respondemos mejor ante una información visual que ante un texto. Las fotos tienen un 50% más de impresiones que cualquier otro tipo de mensaje en Facebook. Para optimizar las imágenes en Facebook, asegúrate de que utilizas el tamaño correcto, dependiendo de la ubicación de la imagen y para qué la vayas a utilizar.
  7. No interactuar con tus seguidores. Las redes sociales son puramente interactivas, y los usuarios esperan una cierta capacidad de respuesta por parte de las marcas y empresas cuando preguntan alguna duda. Es una atención al usuario personalizada, directa e inmediata, si no, no tiene ningún sentido. No todos los comentarios necesitan una respuesta, pero la respuesta a los seguidores ayuda a fomentar la confianza entre las marcas y los usuarios.
  8. No utilizar Google Plus. Esta red social, es una de las plataformas más infrautilizadas, pero de las más efectivas ya que se integra directamente con los resultados de búsqueda de Google, por lo que un perfil en Google Plus, es una parte integral de cualquier estrategia de marketing online.
  9. No utilizar los círculos en Google Plus. Este simple gesto, permite a las empresas, utilizar por separado cada segmento ofreciendo un contenido único. De esta forma, lanzaremos un mensaje más personalizado para aumentar las tasas de conversión y compromiso, creando así un contenido que atrae a un público específico.
  10. No incluir descripciones en Pinterest. Subir imágenes por subir en Pinterest, no sirve de nada. Si una empresa o una marca quiere impulsar sus ventas y aumentar el tráfico a su página web, nada mejor que incluir una descripción detallada del producto y de su precio. Estas descripciones, han de utilizar términos que la gente busca y han de ser lo más descriptivos posibles.
  11. No utilizar imágenes llamativas en Pinterest. Se trata de llamar la atención con las imágenes, así que deja a un lado las imágenes estáticas y poco inspiradoras para mostrar tus productos.
  12. No enlazar a la página del producto en Pinterest. Pónselo fácil a tus usuarios y posibles compradores para así facilitar la venta al usuario.
  13. No utilizar los hashtags en Instagram efectivamente. No hay límite en cuanto al número de hashtags, pero su uso excesivo hace que la difusión del mensaje no sea eficaz. Un hashtag permite a cada una de las personas, a filtrar a través de los millones de mensajes que llegan a Instagram cada día.

No es una tarea sencilla, y tanto las marcas como las empresas, tienen que esforzarse para crear una personalidad en redes sociales, hacerse su hueco, y optimizar sus esfuerzos, para llegar a los consumidores potenciales, aumentar el diálogo de los fans actuales y aumentar así la prescripción. Y recuerda, no te olvides de monitorizar cada movimiento para analizar posteriormente los resultados.