8 reglas para hacer presentaciones
de éxito

Hay que decirlo bien alto, que se entere todo el mundo: nos aburren las presentaciones de toda la vida. Las de los índices, las de los títulos con listas de puntos, las de demasiado leer y poco enseñar, etc…

Hace unos días dí un curso-taller sobre Analítica Web y después del curso algunos asistentes me preguntaron por la presentación. No es que sea nada del otro mundo pero pongo especial hincapié en escapar de las presentaciones tradicionales y sigo a raja tabla algunos de los conceptos que vamos a ver ahora.

Rand Fishkin del que tanto hablamos en este blog tiene un excelente vídeo sobre estas 8 reglas que todo el mundo debería tatuarse antes de hacer una presentación.

1. Más mostrar y menos teclear

Todas las charlas y eventos a los que voy me encuentro con este error garrafal. Querer contarlo todo en la presentación como si tu, que eres realmente lo que cuenta, no fueses a decir nada que no estuviese ahí. Intenta contar menos en las presentaciones, que todo ronde la idea de que sea más visual y menos de leer, atraerás más a tu público y no se dormirán.

2. Las listas de puntos pueden causar traumas a largo plazo

Esto es algo que yo mismo me tengo que quitar de la cabeza… y es que prácticamente todas las presentaciones tienen esas terribles listas de puntos con un título encima. Esto es adictivo y lo único que consigue es que tu público tenga un trauma después de tu clase: no querrá volver. Cambia esas listas de puntos por diferentes slides que cuenten cada uno de esos puntos.

3. Sigue un hilo narrativo

Sigue un hilo narrativo que te lleve y lleve a tus asistentes a tu mundo. Trata de contar siempre una historia, esto es sumamente importante si quieres mantener la atención. Puedes seguir este concepto, que te ayudará a orientarte en tu próxima presentación:

  1. PROBLEMA: ¿Dónde estamos? ¿Cómo están las cosas hoy? ¿Cómo se vende el servicio hoy?
  2. SOLUCIÓN: ¿Por qué la Analítica Web? ¿Cómo cambiar las cosas?
  3. PRÁCTICA: Tácticas de medición o Cómo implementar la Analítica en mi estrategia
  4. RETORNO: Resultados que voy a obtener

Llevando este hilo narrativo conseguiremos que nuestro público entienda el concepto a la primera y vean el valor de lo que estamos contando.

4. Conoce a tu audiencia

Sabes quien visita tu web, sabes quien va a tus charlas, entonces, ¿por qué no te aseguras de presentar algo perfectamente dirigido para ellos? No hay nada que más rabia me de que ir a uno de tantos eventos SEO o Social Media que se hacen en España y ver que los ponentes cuentan siempre lo mismo, sea quien sea el público. ¿No os dais cuenta que si el público es mayoritariamente técnico querrá oir tácticas y no conceptos? ¿No veis que si el público es novato no podéis perderos en tecnicismos?

Yo en mis clases me aseguro de conocer al dedillo lo que hacen mis alumnos, que no se me escape nada por si he de dar un giro a lo que iba a contarles. Lo más importante para mi es que todos y cada uno de los asistentes se vayan con algo aprendido. Y parece obvio, pero a mi personalmente no me pasa y por eso cada vez voy a menos eventos.

5. El formato debe estar claro y premeditado

La diferencia entre una presentación de “guau” y una presentación sin pena ni gloria pasa casi principalmente por el formato. Cuida tu formato, que los títulos estén siempre en la misma posición, que las urls estén en el mismo sitio. Tener una consistencia visual ayuda a que los usuarios comprendan mejor la información.

Y no olvides usar transiciones bien marcadas, por ejemplo con una frase sobre fondo negro o amarillo, que vaya claramente con el sentido de cambiar de sección. Esto funciona muy bien y se capta rapidamente el concepto.

Un ejemplo, el fantástico “One More Thing” de Apple:

6. No olvides jugar con las emociones

Intenta ir jugando con el hilo narrativo mezclado con las emociones. Por ejemplo: si estás hablando de algo crítico, mete un poco de drama, (datos en rojo o imágenes visualmente impactantes).

Hay cuatro tipos de emociones a trabajar en una presentación:

1.- Humor: lo que mejor funciona. Si los participantes se ríen con tu charla o presentación, tienes la mitad del camino andado.
2.- Asombro: impacta, haz que tus usuarios abran la boca, cogiendo por ejemplo las palabras de algún gurú o marca reputada y tener un caso práctico que demuestre que se equivocaba.
3.- Drama: crea conflicto, crea el “nosotros vs ellos”, esto se conjuga súper bien con el siguiente concepto:
4.- Enemigo común: algo del pasado con el que todo el mundo está alineado y que queremos evitar.

Yo personalmente juego bastante con el humor e intento siempre darle un punto gracioso, sin pasarse, siempre con un equilibrio.

7. Más consejos y menos conceptos

Dependerá de tu público pero normalmente esto es lo que más acusamos perfiles como yo. Ir a charlas o eventos y que sean demasiado conceptuales, demasiado básicos. Si perfiles como el mío vamos a escuchar algo por ahí fuera esperamos oir cosas que nadie nos haya dicho antes, trucos, consejos que poder aplicar una vez de vuelta en la oficina. Como regla, intenta que tus presentaciones tengan siempre un 20% de cosas que no has contado antes, así te asegurarás de que tus usuarios se quedan con sensaciones nuevas y cosas que pueden utilizar.

8. Multimedia, please

Youtube, Vimeo, Instagram, Fancy, Pinterest, etc…. tenemos miles de plataformas donde encontrar contenido impresionante, curado por verdaderos “content curators” y no lo usamos en nuestras presentaciones. Usa vídeos, por cada hora de presentación deberías tener al menos unos 3-5 minutos de vídeo, a la gente le encanta y se quedan con este tipo de cosas. Es lo que llamamos: gestionar el recuerdo.

Y ya sabéis quien fue el precursor de este tipo de presentaciones y quien era el rey: Steve Jobs. Si nunca habéis visto las presentaciones de Apple, os aconsejo buscar alguna keynote y echarle un vistazo.

¡Espero te sirvan estos consejos y tus presentaciones empiecen a dar mucho que hablar!