Código de conducta en Facebook, ¿qué hacer y qué no?

Estás en Facebook, bien, ¿y ahora qué haces ahí? Está claro que cada uno utiliza sus redes sociales como quiere y para lo que quiere, pero sí que es cierto que hay una serie de pautas que todos deberíamos seguir a la hora de comunicarnos en redes sociales.

La única diferencia que hay entre el cara a cara y relacionarlos con los demás a través de Facebook, es que entre medias hay un ordenador y no nos vemos. Pero esto no es excusa para no tener un “código de conducta” para saber qué hacer y qué no hacer en Facebook.

Ante todo, respeto y educación

Al otro lado siempre hay una persona como tú, utiliza las mismas reglas de educación y respeto que utilizarías en tu vida real.

Usa un lenguaje adecuado

Las conversaciones en Facebook no son igual que las que tienes con tus amigos en el bar. Utiliza siempre un lenguaje correcto, apropiado, sin insultos, ni subidas de tono, y sobre todo, ¡sin faltas de ortografía!

Sé discreto

El muro de Facebook no es un patio de vecinos, eso debes tenerlo claro. Por eso es importante ser discreto y no mantener conversaciones demasiado largas, personales o comprometidas en él; es un espacio público y hay que tratarlo como tal.

Yo, yo y más yo

Tu Facebook es tuyo, y por lo tanto, debes tener fotos tuyas. Pero no se trata de invadir todos los albumes y el muro con fotos tuyas de perfil, en primer plano, de cuerpo entero… Dejemos el egocentrismo a un lado.

Es de bien nacido ser agradecido

Si la gente te comenta en tu muro (esto también es aplicable cuando eres una marca), no dejes pasar días y días sin contestar. Si se preocupan o se acuerdan de ti, qué menos que contestar a sus mensajes en un período corto de tiempo (siempre que sea posible, claro).

Facebook no es tu diario personal

Esta bien que actualices tu estado de Facebook con frecuencia y cuentes ciertas cosas que has hecho o te han pasado en el día, pero no se trata de convertirlo en diario personal donde cuentas hasta las veces que vas al baño. Demasiada información cansa, y hay cosas que tus amigos preferirán no saber, te lo agradecerán seguro.

Dime de qué eres fan y te diré quién eres

Aunque no lo creas, las páginas de Facebook de las que te haces fan dicen mucho de ti. Hacerte fan de una marca porque sí no te aportará nada, hazte fan porque realmente te gusta o te interesa lo que dice, no se trata de ser fan de todo a bulto, defínete por tus gustos.

Evita invitar a través de aplicaciones

La gente te sigue o se hace tu amiga porque te conoce o le interesa tu marca, no quieren ser tus vecinos de granja, ciudad o tus pases directos de mundo en el Candy Crash. Evita invitar a amigos o fans a través de aplicaciones de juego.

Y esto sin olvidarnos de las 13 reglas de los medios sociales