Cómo aumentar tu tasa de conversión con gamificación

La gamificación está de moda y parece que no eres un hipster tecnológico ni estás dentro de la cultura ‘geek’ si no sabes lo que significa. Sin embargo, a pesar de que el término se conceptualizó a mediados de 2010, esta práctica se puede identificar en ejemplos bastante antiguos.

¿Recordáis el nacimiento de las famosas tarjetas de fidelización de las empresas de carburantes como Repsol o Cepsa? ¿Y los sorteos en los que tenías que mandar por correo la etiqueta de las botellas de Coca-Cola para ganar un viaje? Los responsables de Marketing que idearon estas estrategias estaban gamificando la experiencia del usuario sin saberlo.

Gamificación… ¿Qué es eso?

Lo primero es lo primero, ¿qué es gamificación? Podríamos decir que es un herramienta sencilla y compleja al mismo tiempo. La base de la gamificación es la aplicación de mecánicas y dinámicas de juego en contextos no lúdicos con el objetivo de fomentar la participación e inducir el cambio en el comportamiento de los usuarios. ¿Cómo lo consigue? A través del uso, por ejemplo, de un sistema de recompensas, como las barras de progreso, los puntos, los rankings o los descuentos.

Sin embargo, gamificar no es tan fácil como parece. Necesitas motivar al usuario. Ser capaz de provocar, mantener y dirigir su conducta hacia un determinado objetivo. Conseguir convertir en una experiencia entretenida algo que resulta aburrido, monótono o pesado para el usuario. Grandes compañías como Magnum, Heineken o McDonald’s consiguieron muy buenos resultados con estrategias de gamificación.

Aumenta tu tasa de conversión

La práctica en tu negocio de una correcta estrategia de gamificación incrementará la fidelización del cliente a tu marca y su engagement. Si, por ejemplo, tus leads han caído en picado o notas que cada vez tienes menos suscriptores a tus newsletters, ¿por qué no convertir la experiencia del usuario en algo motivante?

Una correcta planificación de la estrategia de gamificación necesita abordar estos puntos:

¿Qué quieres gamificar?

Cada objetivo requiere de unas acciones de gamificación y no de otras. Siéntate a pensar cuál es el producto o servicio que deseas gamificar en este momento y por qué lo necesitas. Puede que ahora tu estrategia de marketing esté enfocada al aumento del tráfico en tus redes sociales y esto sea lo único que interese gamificar.

Igual dentro de cinco meses lo que quieres es aumentar las descargas de tu app, por lo que tu estrategia tendrá que ser diferente. Algunos de los objetivos que puedes plantearte serán hacer branding, engrosar tu base de datos, disminuir la tasa de rebote de tu e-commerce…

¿Quién es quién?

Si no conoces a tu cliente, estarás perdido y tu estrategia de gamification no tendrá sentido. Conoce a quién estás dirigiendo tus acciones para implementar mecánicas que les motiven según sus gustos y preferencias. Una herramienta que ayuda a perfilar con precisión a tus usuarios es Woost Profiling. A través de una sencilla y entretenida encuesta que lanzas a tus usuarios se obtiene un informe completo que recoge la segmentación de los mismos en distintos perfiles, con consejos sobre qué dinámicas y mecánicas de juego utilizar en tu estrategia de gamificación.

Por ejemplo, si quieres gamificar tu e-commerce, podrías lanzar esta encuesta a los clientes suscritos a tu base de datos. En base al perfil con más presencia dentro de tus usuarios (más sociales, más competitivos, más racionales y pragmáticos…) decidirás qué técnicas utilizar en tu proyecto de fidelización.

Dinámicas y mecánicas de juego correctas

Ofrecer ‘smilies’ cada vez que un cliente te haga un RT puede motivar a los clientes más sociables, con mayor presencia en redes y que más disfrutan trabajando en equipo y ayudando al resto. Por el contrario, de nada servirán esas caritas sonrientes a un cliente que busque recompensas reales, que sea competitivo y que tenga madera de líder. De ahí que resulte crucial conocer realmente a tu usuario para obtener los mejores resultados en conversión y fidelización. La implementación de un sistema de recompensas te ayudará a captar nuevas oportunidades de negocio y a consolidar la lealtad de los clientes con tu marca.

¿Concluimos?

La gamificación ya es una herramienta clave en la captación y fidelización de nuevos clientes; además de haberse convertido en un motor de la productividad y de la motivación de los empleados de las empresas. Los tiempos han cambiado y nos enfrentemos a clientes críticos y profesionales, los prosumer. Por eso, la captación de los mismos requiere de un proceso interactivo y entretenido que anime a tus usuarios a convertirse en tus clientes o a permanecer siéndolo.