Cómo contactar bloggers en
10 pasos

Marcas y bloggers están hechas las unas para los otros, pero aún no lo saben. Consejos prácticos para marcas que quieren conquistar bloggers.

Queridas marcas, estos son los bloggers; queridos bloggers, las marcas. Bien, esta presentación nunca existió y ahí están, flirteando muchas veces con cero posibilidades reales de que salga algo bueno de ahí: condenadas al fracaso más estrepitoso, a pesar de ser dos mitades de una misma naranja.

Muchas veces las marcas se fijan en bloggers como un medio dentro de su estrategia. Literalmente. Las marquesinas del online, por decir algo. Pero es que un blogger no es eso. Nada más lejos de la realidad.

A la vista de los múltiples acontecimientos de casos que se vienen repitiendo en torno a estos intentos de contacto muy poquito afortunados por parte de marcas en relación con bloggers -y para muestra un botón: el caso de Walewska-, vamos a tratar de desvelar algo que algunos (todavía) no saben; y es que hay una serie de normas no escritas (o menos escritas de lo que deberían) para que la relación entre marca y blogger dure y sea maravillosa.

Cómo contactar bloggers en 10 pasos

  1. Asegúrate de que tiene sentido el contacto. ¿Le puede interesar tu marca y lo que le vas a ofrecer al blogger en cuestión? Si no, no le hagas perder su tiempo: es tan valioso como el tuyo.
  2. El’copia y pega’ no funciona. Señores, el cole ya acabó hace tiempo para intentar ciertos tipos de tácticas. Sobre todas las cosas: #Niseteocurra enviar las mismas líneas copiadas y pegadas a todos los bloggers. A no ser que quieras que comenten entre ellos lo que ha sucedido y que tu reputación termine un pelín afectada.
  3. Llámale por su nombre. Y si tiene 17, por los 17. #Niseteocurra el recurrido “Querido blogger: …” #porfavor, estamos en 2014. Y no queremos ser spam, ni el hazmerreír, sino gente maja que ofrece una propuesta más o menos atractiva, pero ante todo, conectamos con los bloggers uno a uno y de verdad. Y si no vamos a hacerlo, mejor otras vías, y no bloggers.
  4. Gestiona tus expectativas y las suyas de la forma más justa y correcta posible. Son personas que dedican su tiempo (lo más valioso que tenemos), en mayor o menor medida, a su espacio propio, a ese trocito de ellos mismos que miman hasta decir basta: el don’t be evil de Google: no esperes que trabajen gratis para ti, que te regalen tiempo y espacio, sin darles absolutamente nada a cambio. Todo en esta vida tiene un precio y no hablo necesariamente de precios materiales altos.
  5. Haz tus deberes. No hay excusa, ni siquiera que se los ha comido el perro. Primero debes esforzarte por saber quién es la persona que está detrás del blog al que vas a dirigirte, qué cuenta y cómo lo hace, verlo en profundidad, para luego dirigirte con dignidad a esta persona, siendo coherente, hablándole en su idioma y siendo lo más cercana y empática que te sea posible, del mismo modo (exactamente) que te gustaría que lo fueran contigo.
  6. Déjale libertad. Cuanto más limites el cómo debe ser su parte, menor será la calidad del resultado final de vuestro acuerdo, y peor el resultado. Debe ser más natural y menos perfecto. Como todo lo mejor de esta vida.
  7. El evento comienza antes del evento. Regla número 1 de los eventos de marcas (con bloggers). Si hay un evento de por medio: asegúrate de que no te estás saliendo geográficamente del margen de posibilidades realistas para ellos y para ti: no le envíes a un blogger mexicano (que no va a viajar a España el día D) una invitación para un evento en Madrid, por ejemplo, o a uno residente en Bilbao un ticket para un encuentro en Cádiz. O le ofreces medio de transporte y valoras esta parte o no hay nada que hacer. Cuida todos los detalles. No vale con que cuides una parte de ellos, cada mínimo y tonto matiz y momento cuenta: aprovéchalo o puede ser utilizado en tu contra.
  8. Hazlo sentir único. Sea lo que sea lo que le estés proponiendo, antes de proponerlo, encuentra la manera de hacerlo verdaderamente excepcional, desde la primera palabra pretodo hasta la última postexperiencia. Para saber que vamos por el buen camino, al principio debe estar palpable esa sensación de “quiero más: saber más, asistir a X, hacer esto o lo otro” y al final, buen sabor de boca y ganas de repetir. El amor a primera vista entre marca y blogger estará un poquito más cerca.
  9. Criterio siempre: No ofrezcas algo que tú no valorarías en absoluto. Si vas a apostar por contar con bloggers para conseguir tus objetivos, es una buena idea, pero recuerda que ellos también tienen los suyos propios y que debe ser de parte y parte: cuanto mejor lo hagas tú con los bloggers elegidos, mejor será el resultado de tu acción en términos concretos y palpables.
  10. Sé coherente con los plazos. Debes contar con qué tiempo dedica el blogger al que te diriges a su blog de cara a planificar con qué margen cuentas para fijar plazos de la acción que estás planteándole.

En definitiva, es mucho más sencillo de lo que parece, aunque la ‘fórmula mágica’ no existe, hacer las cosas bien siempre trae resultados buenos.

Lo principal es conseguir, como marcas, ser capaces de ir hasta donde esté el blogger en cuestión, ser majos, sentarnos a su vera, con algo acorde al momento: palomitas, unas cañas, etc., lo que sea, y charlar de cerca y con palabras sencillas. No necesitamos más para un primer acercamiento con éxito para las dos partes.

Si te interesa ahondar un poco más en el tema, pásate por nuestra Guía para hacer un buen bloghunting.