Prácticas para dominar el
SEO actual

El SEO es una disciplina en constante cambio. Veamos lo que tendríamos que estar haciendo en SEO en la actualidad si queremos que nuestro sitio web atraiga tráfico de calidad.

Espero que si estáis leyendo esto no seáis de aquellos que dicen que el SEO tal y como lo conocemos está muerto, y que el Social Media es el nuevo SEO. Porque, en realidad, lo que está pasando es que el SEO se está convirtiendo en la unión de varias técnicas: Marketing de Contenidos, experiencia de usuario, y optimización en Social Media.

En este mundo más complejo, ¿cuáles son las prácticas para dominar el SEO actual?

Cómo dominar el SEO hoy en día

Vamos a dar un repaso a aquellos puntos que consideramos imprescindibles para que no se nos escape nada en cuanto a posicionamiento se refiere.

UX First

Que el móvil es parte fundamental de cualquier estrategia de Marketing Digital no lo discute nadie. Los móviles se han convertido en parte indispensable de nuestro día a día.

Hace diez años, el móvil tenia un 1% de penetración mundial, hoy en día, cuenta con un 79%. Una tendencia que irá en aumento, ya que según datos de Google, Internet móvil moverá 230.000 millones de euros en 2017, mientras que en 2020 la mitad de la población mundial se conectará mediante estos dispositivos.

En 2020 la mitad de la población mundial se conectará a Internet a través de dispositivos móviles -

Pero si pensamos en las razones que nos han llevado a ello, encontraremos la experiencia de usuario. Si el propósito principal de un sitio web es entregar contenido valioso, deberíamos pensar primero en la mejor UX posible, y una de las técnicas para dar una mejor UX posible pasa por un diseño adaptado a móviles.

Estructura del sitio

Si la experiencia de usuario es importante para el SEO, la estructura de nuestro sitio web no lo es menos.

Desde siempre, la tasa de rebote y el tiempo de permanencia en el sitio han sido factores relevantes de clasificación. Si los usuarios rebotan en nuestro sitio, los robots de Google no van a ser menos. Por eso es importante tener una estructura web limpia y ordenada, facilitando el rastreo y beneficiando al ranking.

Un mapa del sitio XML puede ayudar a los motores de búsqueda a encontrar e indexar nuestras páginas con más facilidad, y a Google Webmaster Tools a identificar y corregir errores de rastreo.

Un tip imprescindible: Usar URLs SEO friendly como http://www.dominio.com/titulo-pagina, con los menores directorios posibles en lugar de http://www.dominio.com/tienda-online/producto/ref4749472/index.html

Búsqueda semántica

Una vez que hemos identificado un buen UX como base, y tenemos una buena estructura web, nos centraremos en un factor puramente SEO que está ganando mucho terreno actualmente: la búsqueda semántica.

Vayamos por partes, ¿qué es la búsqueda semántica? Con su último algoritmo, “Hummingbird“, Google es capaz de identificar si en el momento de buscar Guadalajara, lo estamos haciendo sobre la ciudad española o la mexicana. Es decir, que intenta entender el significado de la consulta y la intención del usuario, garantizando que toda la oración se tenga en cuenta, en lugar de, por ejemplo, unas pocas palabras clave determinadas.

Nuevo enfoque de palabras clave

El cambio a una búsqueda semántica ha derivado en que hoy en día, por separado, las palabras clave hayan perdido toda la fuerza que tenían con anteriores algoritmos. Aunque la nueva investigación de palabras clave tiene que empezar por términos específicos, debe desarrollarse prestando atención a las llamadas “consultas de conversación”, tanto de long-tail, como de indexación lenta.

Las palabras clave de long-tail eran más propensas a usarse cuando el usuario estaba más cerca de hacer una compra, que a lo largo de todo el proceso de conocimiento y decisión. Sin embargo, en el SEO actual ganan importancia debido a que una buena clasificación es capaz de generar una gran cantidad de tráfico de calidad.

Por su parte, las palabras clave de indexación lenta, conocidas como Latent Semantic Indexing, es un termino que se usa para que haya una correlación de términos, de forma que Google sea capaz de saber qué palabras clave están relacionadas entre sí. De modo que si por ejemplo, una página web contiene Apple junto a términos como iPhone o Tim Cook, se entienda que no sea una frutería, sino la marca.

Social Media sí, pero de Branding

Que el Social Media es uno de los canales que mejor se han adaptado al nuevo escenario SEO es un hecho, pero no tiene ni mucho menos todo el impacto que parecía que iba a tener. Pese a que nadie discute que son un elemento potente para lograr un mejor posicionamiento en los resultados de búsqueda, lo cierto es que aunque Matt Cutts aseguró hace un año todo lo contrario, los primeros resultados de Twitter empiezan a salir en las búsquedas de Google.

No podemos olvidar que tanto Twitter como Facebook son sitios con mucha autoridad. Y que si nuestro blog es la puerta de entrada de usuario, las redes sociales son las ventanas a través de las cuales fluye el contenido.

¿Qué quiere decir esto? Que no es que las redes sociales no sean importantes, sino que es la correlación entre ambas disciplinas lo que les hace tan relevantes por separado. Sin embargo, Social Media sí, pero cuanto más Branding se haga, mejor, en el contexto más amplio de una estrategia de contenidos. El contenido compartido, tanto propio como ajeno, genera vínculos e impulsa el tráfico, aumentando las consultas de marca.

Construir relaciones, no enlaces

Con la gran cantidad de contenido que se produce diariamente en Internet, la construcción de enlaces está perdiendo importancia dentro de una estrategia SEO. En su lugar, Google está empezando a darse cuenta de que si el contenido y la experiencia de usuario es importante, la construcción de relaciones no lo es menos.

Un SEO no sólo debe ser una persona con inquietudes técnicas, sino que tiene que tener un punto de creatividad a la hora de distribuir su contenido: campañas con bloggers y fidelización de usuarios influyentes en redes sociales, entre otras muchas técnicas.

Conclusión

Por todo esto y más, el SEO no está muerto, ni siquiera está herido, sino que simplemente avanza y cambia como lo hacen otras disciplinas, con la peculiaridad de que se está integrando cada vez más en otros departamentos como usabilidad y Social Media, hasta ahora ajenos en la creación y promoción de contenidos y estrategias SEO.