El bueno, el feo y el malo en versión posts

La diferencia entre escribir un buen post y uno malo no es tan grande muchas veces. Insalvable ninguna. ¿Cómo salvar un mal post? ¿Es posible? ¿Cómo escribir un buen post?

El escritor original no es aquel que no imita a nadie, sino aquel a quien nadie puede imitar. François René Chateaubriand -

Y la diferencia no es tan sutil, creedme.

Si hacemos una búsqueda rápida en google sobre “cómo hacer un buen post” aparecen, en 0,52 segundos, aproximadamente 1.060.000 resultados. Si repetimos la búsqueda, pero esta vez en inglés, nos vamos a 514.000.000 resultados.

Probablemente, si leyéramos un post tras otro sobre este tema, nos parecería que es el Día de La Marmota, o al menos eso es lo que me ha pasado a mi al hacer la prueba justo antes de empezar con estas líneas.

Relacionado: 30 consejos para escribir un buen post.

Vamos a por la primera -gran- verdad.

No existe el post perfecto ni el peor post del mundo: la diferencia entre el primero y el segundo depende, y es directamente proporcional a:

  1. Ganas sinceras de escribir sobre un tema.
  2. Grado de conocimiento y dominio del tema en cuestión.
  3. Ganas sinceras de aumentar el grado de conocimiento y dominio del tema en cuestión propio y ajeno.
  4. Voluntad de hacerlo propio y de cero desde el minuto 1.
  5. Otros: Inspiración, ilusión, suerte, el momento y el lugar, etc.

'Hay dos clases de escritores geniales: los que piensan y los que hacen pensar.' Joseph Roux -

Algunas verdades necesarias previas a hablar sobre posts buenos, feos, malos y del montón

  • No necesitas tener el título perfecto para empezar a escribir. El título perfecto no existe. Ni la imagen, ni la intro o el extracto, ni el post, ni nada de nada. Esto es una excusa y encima súper tópica -y en la que caemos todos-. La perfección, queridos, es una utopía. Y subjetiva: nadie la imagina igual.
    Tip: No necesitas tener todo cuando crees que necesitas tenerlo todo. Avanza y deja en standby todo aquello que te suponga una traba para seguir adelante.
  • Que se comparta mucho más que otro no significa que sea mucho mejor que el otro. El gran misterio de la viralidad.
  • Ni sobrevaloremos, ni subestimemos nada. Seamos lo suficientemente abiertos como para probarlo todo y no cerrarnos de primeras a nada. #Ensayoerror
  • Preguntemos a nuestros lectores si les gusta lo que leen. Si les apetece volver y, de ser así, qué querrían encontrar. Resumiendo: qué nos falta para ser la leche. Si descubrimos que necesitamos hasta la vaca, quizás haya que replantearse la granja entera.

'Escribir es un oficio que se aprende escribiendo.' Simone de Beauvoir -

El bueno, el feo y el malo en versión posts

  • Un buen post no es previsible. Los malos sí.
  • Un mal post juega con las expectativas y no cumple con lo que promete. Los buenos lo hacen.
  • Un buen post empieza en la inspiración: la búsqueda -o encuentro- de la idea. Podemos, es más, debemos, inspirarnos en otros. Lo que no se puede es plagiar a otro, esto sería no un mal post, sino un despropósito.
  • Sin tiempo no hay post que valga -ni bueno, ni malo-. El tiempo de preparación hace falta. Poco hay que decir a esto. En base a mi experiencia digo que la calidad de un post depende directamente de este punto.
  • Haciendo un buen post se aprende y se enseña. La documentación previa es imprescindible. Saber sobre lo que decimos hace falta, lo interesante de esto es que además de instruir a otros seamos capaces de aprender y llevarnos algo en el proceso.
  • El camino se hace andando, pero hagámoslo. Pongamos y mantengamos foco, estructura. No hay una única pero las hay mejores y peores: seleccionemos, sin estructura no hay post bueno.
  • Tipos de posts: no nos dejemos llevar por la falta de tiempo o la zona de confort, innovemos, no hagamos siempre el mismo tipo de post.
  • Descubrimiento. El factor aprendizaje es una clave. Si no nos hace clic por dentro en algún punto, no es un buen post. Un post no es un curso completo en algo o una tesis doctoral. Sencillamente estamos ante una publicación de naturaleza breve, más o menos profunda, que viene a despertarnos el gusanillo que no tiene fin y que pide más.
  • No nos obsesionemos con los consejos archiconocidos tipo: “tiene que tener enlaces” o “la imagen debe ser la leche y debes ser un súper pro en fotografía, Photoshop o similar”. No tiene que tener nada de lo que se supone que “tiene que tener” para brillar. Está bien conocer la lista entera de consejos archiconocidos, pero nada más.

Vale, el mío no es bueno, es malo, y encima feo (creo) ¿Y ahora qué? #salvemoselpost

Lo primero de todo: Se puede. ¿Cómo lo hacemos?

  • Seamos críticos. Pidamos que lo sean con nosotros.
  • Aceptemos lo que sobrevenga tras el punto anterior.
  • Démosle una vuelta pero de verdad.
  • Borremos e incluyamos sin piedad. Si es una vuelta, que sea de 180º, que necesitemos biodramina.

Conclusiones

  • Sin releer no hay post bueno. Asegúrate de hacerlo más de una vez. Y si puede haber más de uno que lo haga, mejor que mejor.
  • Adaptación. Del tirón no suele ser la mejor fórmula para un buen post. Mejor irlo haciendo en dosis diferentes. A veces hacerlo del tirón es lo mejor que podrías haber hecho.
  • No hay sitios malos para escribir.
  • No hay malos momentos para escribir.
  • No tener tiempo es una mentira universal.
  • No tener mucho que contar es otra mentira universal.
  • Prueba herramientas, extensiones y todo lo que te haga la vida de blogger más fácil. Desde eso hasta las servilletas de los bares y los papeles higiénicos de esos mismos bares. A cualquier hora. El transporte público, por ejemplo, -también la piscina, la sala de espera pre consulta médica o ese rato en el que alguien te ha dicho que ya está de camino cuando ya han pasado 20 min desde la hora H, es un buen lugar y momento. Probadlo.

Relacionado: Cómo hacer un buen post sin tiempo.

Ya lo decía Oscar Wilde:

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo -

Ponte metas a la hora de empezar a escribir y hazte un selfie en ellas. Sí, esto era una metáfora. Pero hazlo.