Cómo redactar contenidos para SEO

Cualquier blogger, redactor, periodista o copy que escriba para Internet, sabe que el SEO es importante. Y sin embargo cuanto más aprenden peor suelen hacerlo, especialmente desde Panda, la actualización de Google que premia el contenido de calidad.

Para redactar buenos textos SEO sólo tenemos que utilizar el sentido común, y en muchas ocasiones tener un listado con estas obviedades enumeradas puede servir de ayuda, así que espero que los siguientes 10 puntos ayuden a erradicar algunos falsos mitos de la redacción SEO y a reafirmar que un texto que sea bueno para el usuario, siempre será un buen texto SEO.

    • 1. Sé original: Es fundamental que los contenidos sean totalmente originales. Si recopilamos información de varias fuentes, condensar la información en conceptos, y redactar de cero a partir de ellos. Nunca usar corta-pega.
    • 2. Ten tu target en mente: No es lo mismo redactar contenidos para un blog de negocios dirigido a ejecutivos que a un e-commerce orientado al precio. En cada caso el público va a buscar una cosa, y si les hablamos con un lenguaje diferente al que esperan encontrar, puede aumentar la tasa de rebote y ser perjudicial.Asimismo, cuidemos el enfoque que le damos. Si creamos la descripción de un libro infantil para los padres, habrá que hablar de su valor educativo, si lo creamos para el niño habrá que contar los elementos de la historia de forma atrayente.

      Google tiene muy en cuenta el comportamiento del usuario, de forma que cuanto menor sea el índice de rebote, más páginas vistas por usuario consigas, etc. mejores resultados obtendrás. En inglés el buscador también tiene en cuenta de forma secundaria este lenguaje utilizado (media de letras por palabra) en función del público que consume ese contenido. No tengo ninguna prueba de que en Español funcione, pero es interesante, porque tiene sentido de cara al usuario para hacerle el texto más fácil de entender.

      bebe-leyendo

    • 3. Crea textos relevantes: Tener en cuenta por qué llega el usuario a la página y aportar la máxima información relevante posible. Intentar siempre generar valor y dar contenido que no esté en ningún otro sitio: puede ser a nivel informativo, el formato en el que se presenta, o la forma de contarlo.
    • 4. Cuida la longitud: Lo ideal son textos ricos, de más de 200 palabras. Dicho esto, lo principal es que tengan sentido en el contexto en el que estén, si no hay contenido para tanto, mejor mantenerlo corto que meter ruido sin justificación.
    • 5. Atención a las palabras clave: Las palabras clave tienen que estar en el texto. Cuanto más cerca del principio estén, más importancia tendrán de cara al posicionamiento.En este sentido es conveniente que la palabra clave aparezca en las primeras 100 palabras, sobre todo porque si el texto está hablando de ello, surge de forma natural. En casos en los que la palabra clave no tenga sentido en un contexto más grande (p.ej: comprar casa) es mejor modificarla añadiendo un nexo para que tenga sentido, a que cometer errores sintácticos, de forma que intentaríamos incluir variaciones como “comprar una casa” o “comprar tu casa”.

      Cada vez se tiene más en cuenta la densidad global de todas las páginas de un dominio que la de cada página individual, así que no hay que forzar demasiadas repeticiones de la palabra clave, o puede interpretarse como keyword stuffing.

Puedes echarle un ojo a nuestra guía para buscar keywords.

    • 6. Crea texto semántico: Google es cada vez mejor identificando sinónimos, por lo que una vez cumplidos los requerimientos de KW, no viene mal si utilizamos sinónimos y variaciones de una misma expresión. El texto será más natural y más rico porque no repetiremos la misma palabra o frase constantemente, y Google también lo valorará.

diccionario

  • 7. Revisa la ortografía y la redacción: Revisar que no existan errores gramaticales, sintácticos u ortográficos. Google odia el contenido mal escrito, por mucho que siga posicionando Yahoo respuestas, pero el usuario lo odia aún más. Hay pocas cosas peores que una página mal escrita.
  • 8. Utiliza links y negritas: No hay que obsesionarse con estos puntos. Si hablamos del contenido de otra página, está bien poner un enlace, y si hay una información especialmente importante -que puede o no ser la palabra clave- el reforzarla mediante negrita ayudará a que destaque dentro del texto. No hay un acuerdo sobre el peso de la negrita a nivel SEO, y por mi parte no creo que suponga una gran diferencia, así que tómala como lo que es: una buena forma de destacar texto para el usuario.
  • 9. No mezcles contenidos: Si estamos haciendo una web de viajes, y creamos una página “viajes Madrid” y otra página “viajes Barcelona”, cada una tiene que hablar de un contenido totalmente diferenciado. Imagina que ponemos una palabra clave de una página en otra,por ejemplo “Barcelona tiene el segundo mayor aeropuerto de España, después de Madrid”. En este caso estaríamos arriesgándonos a que la web de Barcelona empiece a posicionar por Madrid. Si de verdad queremos ponerlo porque es necesario, es conveniente poner la palabra como link a su página correspondiente, así indicamos a Google que esa página es más específica para esa palabra clave.
  • 10. Olvídate del SEO: Estas recomendaciones deberían ser obvias en la creación de un contenido, para que el usuario y Google entiendan de qué trata un texto, y que éste sea lo más relevante y de la mayor calidad posible. Para ello, debemos asegurarnos de cumplirlas, pero no excederlas.Muchas veces se cambia el estilo de redacción buscando atajos SEO o haciendo caso a directrices de fuentes dudosas. Es mejor ceñirse a lo sencillo y al estilo personal, poniéndonos en la piel del usuario y usando el sentido común. Y si en algún momento dudamos entre SEO y usuario, siempre usuario.

¿Quieres ampliar la información de este post? Puedes ver cómo escribir un texto SEO que posicione sin ponernos muy técnicos, con información ampliada.