5 formas sencillas de cargarte tu blog (y
tu reputación)

Tener un blog no es sencillo. La realidad es que es un trabajo en si mismo. Ser organizado, tener un buen calendario editorial, dedicar mucho tiempo diario a analizar y descubrir nuevos blogs, hacer networking, etc.

Son muchas las cosas que debemos hacer si queremos que nuestro blog funcione.

A la hora de hacer contenidos, si prima el sentido común, si te gusta y sabes de lo que escribes y si no te vuelves muy loco, no deja de ser sencillo, entre comillas, aportar valor y crear contenidos interesantes para tu audiencia.

Pero, para empezar, vete olvidándote de:

No llenes cada párrafo de enlaces

Selecciona bien donde quieres que tus usuarios hagan click, no les hagas perder el tiempo entre cientos de enlaces a etiquetas, categorías de tu blog o cosas que pueden no estar directamente relacionadas con tu post.

Por cierto, si eres de los que usas esos plugins que auto-enlazan a etiquetas o contenido antiguo en base a unas keywords, borra esa funcionalidad de tu blog, no es lo que espera el usuario y cualquier cosa que no selecciones tu personalmente no va a tener el mismo concepto e intención.

No enlaces solo a tu contenido

Si escribes sobre Chanel, cuando el usuario ve una palabra con enlace que pone “Chanel” espera ir a la página de Chanel, no a tus entradas sobre esa marca.

Combina entre enlaces internos y externos e intenta no poner demasiados enlaces en cada post, se trata de hacer la lectura más fácil y aportar valor con enlaces que complementan tu contenido.

No comentes indiscriminadamente en otros blogs poniendo enlaces al tuyo

Hablar sobre cómo debemos comentar en un blog da para hacer un blog exclusivamente de esto así que me centraré en algo tan sencillo como aportar valor. No comentes en otros blogs simplemente para poner un enlace a tu post, no se trata de eso. Intenta aportar valor en tus respuestas y deja que esos lectores o incluso ese blogger, te descubran. Olvídate de los enlaces y piensa en aportar valor.

No uses imágenes de Google imágenes o de otros blogs

Te has currado un post de 1500 palabras, has tardado horas en hacerlo, has investigado durante días y has recopilado consejos muy útiles. Sin embargo, has cogido la primera foto que has visto en una búsqueda de Google Imágenes. No, no y no. No eches por tierra todo el trabajo y usa, por lo menos, algún banco de imágenes que te permita tener imágenes profesionales. Aunque lo ideal sería que tus imágenes fuesen (o pareciesen) únicas, esto es parte fundamental de la experiencia de tus lectores con tu post. Y por lo tanto y derivado de esto, el diseño, tanto de cómo maquetas los contenidos como de tu blog, es fundamental, ¡cuídalo!

No copies y pegues

No te hagas un blog para copiar y pegar contenidos ajenos y poner simplemente un “Vía” o “Fuente” al final del post. Eso es feo, te va a generar problemas con los autores originales y no te va a dar credibilidad. Jamás. De hecho, este tipo de prácticas Google ya no las premia, así que si lo hacías por un tema SEO, olvídalo.

Si aún así quieres recopilar contenido de otros, hay miles de plataformas de curación de contenidos, como Scoop.it, Stumbleupon, Flipboard o Bundlr, etc., entre otras.

Espero estos consejos te sirvan de ayuda y si conoces a alguien que está haciendo algo así, pásale este enlace y que nos cuente su opinión :-).