La pregunta correcta para crear contenido y 4 consejos para no caer en
la trampa

Se nos llena la boca constantemente con la palabra Contenido y algunos muchas veces se atragantan con ella. A lo largo de los años grandes profesionales y expertos vende humo lo han incorporado como la base y el eje sobre el cual descansa la estrategia, la diferencia radica en que los primeros trabajan en formatos e innovan en cómo transmitir el mensaje y los segundos no son capaces de bajar a la táctica.

La definición que utilizo de contenido es sencilla, y no, no es nada que no leyerais antes:

El contenido es la base y lo que aporta valor, sin contenido los continentes (webs, blogs, foros, redes sociales, etc.) no tienen sentido ni razón de ser. Es el principal activo y en ese aspecto reside su valor e importancia.

No es necesario crear contenido simplemente por “estar” o por posicionarte en tu super genérica área en la cual está tu público objetivo. Considero que la diferencia entre una estrategia de contenido de valor y una de estar por estar radica en la perspectiva con la que trabajemos el contenido y en la importancia que le damos al feedback que recibimos con diferentes herramientas de analítica.

Un post que os recomiendo leer es: How to Create Great Content: Start by Creating Content for Yourself. En el cual Nathan Safran nos habla de la diferencia entre la pregunta/objetivo incorrecto que se plantean muchos en la industria del marketing (¿Cómo llevar tráfico y notoriedad a mi producto?) y lo que verdaderamente deberíamos trabajar, que es la forma en la cual transmitimos el mensaje.

Nathan se basa en un estudio de la Universidad de Standford que nos dice que genéticamente todos los humanos somos 99.9% iguales. La clave con la que me quedo de su reflexión es la siguiente:

La pregunta correcta es “¿Qué contenido me gustaría a mi descubrir si yo estuviera buscando información de una marca o producto?”. Mientras los planteamientos de tu estrategia de contenido se sigan basando en datos, el punto de partida depende de la idea de que existe una probabilidad alta de triunfar con una estrategia de contenido cuando empiezas con un plan para crear contenido que para ti pueda resultar útil y de valor.

Por lo cual cuando nos enfrentemos a una estrategia o a una nueva campaña, lo que debemos plantearnos es cómo nos gustaría recibir el mensaje si fueramos público objetivo del mismo, sin que por esto tengamos que caer en generalidades.

Algunos consejos:

  1. Consume los medios de tu público objetivo: no seas una isla, conocer al receptor de tu mensaje te ayudará a mejorar la forma en que lo transmites. Sal de la órbita egocentrista de la marca o producto para la cual trabajas y aléjate para ganar perspectiva.
  2. Localiza tendencias: abre bien los ojos y al consumir el contenido de tu público analiza tendencias y formas en las que se comunican.
  3. Busca objetivos cualitativos antes que cuantitativos: lo cual implica en muchos casos no ver resultados en corto plazo, pero trabajar en esta línea genera verdadera notoriedad y fidelidad en tus consumidores.
  4. Aprende a escuchar: Marca objetivos y dedica tiempo a aprender del análisis de la actividad de tu comunidad. Te ayudará a acercarte más a ella y entender sus necesidades. Aunque creas lo contrario, no lo sabes todo de tu producto, tu comunidad te conoce mejor.