Crea tu estrategia de contenidos con el modelo del árbol

y

Hay un ejercicio que he pedido a muchos responsables de marketing y que casi siempre me lleva a la misma conclusión:

Elegir 3/4 marcas de un mismo sector, eliminar avatar y nombre de perfil. Mezclar bien, incluso agitar (en este caso no hay problema). Entonces llega la parte divertida: ¿De qué marca es cada contenido? La mayor parte de las respuestas son erróneas o solo se responde de memoria, y no porque haya características que nos hagan diferenciar una marca de otra. De hecho, esto se puede llevar a otros canales de comunicación, como los anuncios. La mayor parte de ellos valdrían para otras marcas cambiando de logo.

Ejemplo:

¿A qué marca os recuerda? Pues eso.

En digital, cuando la mayor parte de los usuarios navegan a través del móvil en redes sociales, y con lo que esto conlleva, que el dedo es más rápido que el ojo, se agrava la situación. Es decir, vamos pasando pantallas con los dedos hasta que algo nos suena. Cuando un avatar o un contenido nos llama la atención o nos tiene bien acostumbrados, nos paramos, vemos que tiene y después seguimos saltando entre los contenidos que tenemos hasta el siguiente que queremos ver.

Últimamente estoy obsesionado con conseguir dos cosas a la vez a través de los contenidos:

  1. Ofrecer contenido que sea verdaderamente relevante para que cuando pasen por encima de nuestro avatar se paren, vean lo que hay e interactúen con ello. Así conseguiremos no pasar inadvertidos, mantener niveles de interacción que nos permitan maximizar el número de impactos y alcance de nuestros perfiles.
  2. Conseguir diseñar una estrategia de contenidos y de identidad visual de los mismos que nos convierta en diferentes, y que con un simple vistazo puedan identificarnos, consumir el contenido como si fuera una tapa (de una sola vez) y por lo tanto, no saltarnos. Un claro ejemplo, ¿se puede confundir con Coca Cola?

pepsi
Si os dais cuenta son dos caras de la misma moneda. El objetivo es que consuman el contenido, que no pasen por encima.

La idea es crear la estrategia de contenidos como si fueran árboles:

Las raíces

Serán la estrategia de la marca, con los territorios que se quieren construir en función de lo que se quiera comunicar desde Marketing.

El tronco

El plan editorial, aquellas líneas de contenido que construyen la comunicación de la marca hacia los usuarios.

Las hojas

Aportan los matices, aquellos pequeños detalles que nos convierten en diferentes frente al resto de marcas, como pueden ser el estilo visual, el tono de comunicación, la personalidad, el tipo de respuestas, etc.

Construir bien este árbol nos permitirá evitar que nos pasen por encima, como si nuestro árbol no llegara a salir de la tierra, por lo que no seríamos perceptibles para nadie.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post