4 formas de atraer tráfico a tu blog

Sientes que te has estancado con tu blog y quieres tirar la toalla. Antes de tomar una decisión prematura, párate a pensar, porque seguro que tienes mucho que hacer y puedes dar mucho más de lo que haces.

¿Ha llegado un momento en el que el tráfico de tu blog se ha quedado estancado? ¿No sabes cómo salir de ese bache ni qué tipo de contenido crear para hacer aumentar las visitas y la interacción de tus usuarios? Muchas veces no somos conscientes de que las trabas nos las ponemos nosotros mismos. Somos los que no queremos evolucionar, y sobre todo, los que no queremos diferenciarnos para avanzar.

Aunque a veces te den ganas de tirar todo por la borda cuando ves que el blog se queda parado y no crece, no tienes que hacerlo, date una oportunidad más y prueba cosas diferentes. Seguro que con estos pequeños consejos ves tu blog con otros ojos.

¿Cómo puedo atraer nuevo tráfico hacia mi blog?

1. Asegúrate de que tienes un constante flujo de contenido, diferente y con formatos también diferentes.

No hay nada peor que tener un blog y no nutrirlo de contenidos. Sé que a veces no estamos inspirados para escribir, que nos da una pereza tremenda ponernos a pensar en los temas de los que queremos hablar y sobre todo, cómo llevarlos a cabo. Al fin y al cabo un blog se nutre de contenidos y nosotros como usuarios cada vez consumimos y compartimos más información, por eso, es necesario que nos pongamos las pilas para atraer a nuevos usuarios.

Crear un contenido nuevo y fresco es una de las pautas más importantes, no solo para dinamizar el contenido de tu fan page de Facebook o en otras redes sociales en las que estés, sino también para optimizarlo en buscadores. Google premia a todos estos sitios con contenido fresco, diferencial y de calidad, así que no dudes en difundir este tipo de contenidos. ¿Cómo podemos conseguir hacer unos contenidos frescos y diferentes?

  1. Céntrate en tu nicho de usuarios. Cuanto más consciente seas de que tienes que dedicarte a un tipo de usuario, más posibilidades tendrás de llegar a él. No hagas contenido simplemente por publicar algo sin saber el qué, sino, ve un paso más allá. Piensa sobre qué quieres escribir y a quién te quieres dirigir. Una vez lo tengas, que es lo más importante, hazte un calendario editorial, investiga sobre qué quieres hablar y qué formato le quieres dar a ese contenido.
  2. Muestra quién eres y como eres. ¿Quién hay detrás de un blog? ¿Qué cosas te gustan y cómo eres? Son preguntas muy interesantes que te ayudarán a conectar un poco más con tus usuarios.
  3. Haz recopilatorios. No te digo que los hagas todos los días, pero con una perioricidad semanal (en el caso de que hagas mucho contenido), o quincenal, cúrrate un listado de 10 artículos que sean útiles e interesantes para tus usuarios, seguro que te lo agradecerán viralizando el contenido y compartiéndolo en redes sociales. Eso si, no te limites a copiar y a pegar, dales tu toque personal y tu opinión de por qué has elegido esos y no otros.
  4. Utiliza variedad de formatos. No solo de un post vive el hombre. ¿Qué y cómo te limitas a escribir? ¿Siempre de la misma forma? haz uso de vídeos, entrevistas, infografías, recopilatorios, menciones, etc, y todo tipo de contenido diferente que se te ocurra para dar formatos de todo tipo y que no aburran.
  5. ¿Tienes base de datos de los usuarios que se han suscrito a tu blog? Sácala partido. Si la gente se ha dado de alta en tu blog para recibir más tipo de contenidos e información relevante, no les defraudes y crea una newsletter periódica con toda esa recopilación de mejores artículos para poder darles ese valor añadido que están buscando.

2. Da visibilidad a tus botones sociales en tu blog

¿Por qué le pones tan difícil a tus usuarios que compartan tu contenido en redes sociales? ¡Pónselo fácil! Deja que los botones de compartir en redes sociales sean de lo más visibles, aparezcan en un primer plano y que ésto les haga que compartir el contenido sea coser y cantar. El primer paso para conseguir esto es añadir un plugin de acción social que sea de lo más intuitivo y visible. Un ejemplo de plugin que te puede servir perfectamente es el plugin Digg Digg que puedes ponerlo como quieras, vertical u horizontal, flotante o estático y además es totalmente gratuito.

3. Optimiza lo que publicas en redes sociales

¿Cómo sueles publicar la información de tu blog en las diferentes redes sociales en las que estás? Puedes sacarle mucho provecho si sabes cómo:

  • En Facebook. No te limites a publicar sin más el enlace, sin ningún tipo de sentido. Trabájalo un poco. Utiliza una imagen que llame la atención, que aparezca como destacada en la fan page, y haz uso de un acortador personalizado de URL´s para que además de que el enlace al blog no aparezca terriblemente largo, tenga tu sello personal. Tampoco te pases con el texto. Describe el post en una línea sencilla, para que incentive a que el usuario haga click y se lea el post al completo.
  • En Twitter. Tuitea con cabeza. No publiques de cualquier forma, ni utilices el simple gesto de “una vez que publico el post, se me publica automáticamente en Twitter”. Optimiza ese tuit, ponle un título atractivo y utiliza los hashtags y las menciones que lo describan correctamente.
  • En Google +. Al igual que como pasa con Facebook, en Google +, lo que más llama la atención son las imágenes. Así que aplica el mismo concepto. Imagen en destacada y pon el enlace en el cuadro específico para insertarlo, ya que te ayudará a posicionar.

4. No te olvides de los enlaces

Para atraer más tráfico, asegúrate de que tienes enlaces a tu blog puestos de manera correcta en todas tus redes sociales (Facebook, Twitter, Google+, Instagram, etc). Junto a estos enlaces, algo que tienes que tener bien optimizada, completa y visible, es un biografía o descripción. No descuides tu propio perfil personal, porque te puede servir de mucho, sobre todo para que la gente te conozca un poco más y sepa de donde vienes, lo que haces y pueda contactar contigo de manera directa.

Como conclusión, hagas lo que hagas, lo más importante es que no tires la toalla a la primera de cambio. Tener un blog es un trabajo duro pero también te da muchas alegrías y es una forma de expresar lo que quieres contar al mundo, con tus palabras y con tus impresiones, pero siempre siendo tú mismo.