La fórmula secreta del Marketing de
Contenidos: 70/20/10

Uno de los puntos más complicados al enfocar una planificación de contenidos para cualquier medio es conseguir combinar frecuencia y calidad.

Sabemos que hay una relación entre la frecuencia de publicación y el tráfico, lo que por otra parte es lógico, ya que se aumenta el long tail, la posibilidad de adquirir enlaces, el interés de Google hacia la página y, lo más importante, el interés y engagement del usuario. Pero el sentido común nos grita que si ese aumento en la frecuencia se produce a costa de una merma en la calidad o el cariño que le pones a lo que haces, el usuario va a dejar de hacerte caso, ya sea el contenido de un blog, de una revista offline, o de las clases de un curso.

Por ello una buena aproximación para crear contenido es la regla 70/20/10: Variar entre contenido constante, contenido de una calidad excepcional, y pequeños tests para encontrar nuevas fórmulas de contenido que funcionen.

70%: Contenido que funciona

70% de contenido de calidad, pero que al mismo tiempo estemos seguros de que funciona y que es sencillo de generar dentro de la capacidad de una organización. Sencillo para tu blog puede ser que se escriba en menos de una hora y puedas esbozar en el tren camino a casa. Sencillo para coca-cola puede significar que no requiera más de una semana de trabajo de un equipo de 3 personas. El secreto está en saber planificar y reutilizar el contenido generado.

En una estrategia de contenidos, siempre debes dedicar una mayor parte del esfuerzo a crear contenido que puedas mantener en el tiempo, que no implique un desarrollo largo y que sepamos por experiencias previas que funciona de acuerdo con el objetivo propuesto. Grandes ejemplos en nuestro idioma serían Yorokobu o Vice, por poner un ejemplo. Ambas tienen un formato que repiten en la mayoría de sus publicaciones, que funciona correctamente y no está reñido con la calidad.

Al final conseguirás que el usuario se familiarice con tu página y ganarás su fidelidad y confianza.

20%: Contenidos de pata negra

Una parte menor, en torno a un tercio de los esfuerzos dedicados al contenido más habitual, debe ir dedicado a crear contenido excepcional de gran calidad, o por utilizar su nombre científico, contenidos pata negra.

Una de las ventajas de este tipo de contenidos es que te permite ir un paso más allá con el cliente y generar un lead. Si el cliente ya tiene familiaridad con la marca y sabe que produce buen contenido, cuando vea algo que destaca y con valor propio, como una guía, un vídeo tutorial o un concurso, es más posible que se plantee proporcionar sus datos para obtenerlo y así puedas llegar a segunda base.

Esto son infografías, vídeos, e-books, blank papers, webinars… uno de mis ejemplos favoritos sobre esto es Unbounce. Sus posts son brutales, cada infografía una epifanía, sus ebooks gratuitos una fuente inagotable de conocimiento. En Socialmood no queremos quedarnos atrás, y ya podéis empezar a ver nuestros primeros contenidos pata negra en Socialmood labs en nuestra web. De nada.

Pero no te equivoques, ofrecer algo diferente al usuario no tiene por qué llevarte mucho tiempo. Experimenta, por ejemplo, grabando en audio tus posts. Nunca sabes cuándo vas a lograr un éxito, y por eso no hay que parar de probar.

10%: Prueba cosas nuevas

¿Tenemos todos en la cabeza el salto de Felix Baumgartner? ¿Somos conscientes de la repercusión que consiguió?

Ese es un ejemplo perfecto de experimentación: Un día alguien pensó, ¿y si en vez de anuncios en dibujos animados subimos un tío a un globo, le mandamos al espacio exterior, y le hacemos saltar a ver si se mata? Pensamiento lateral. Dos generaciones que no han vivido ver el hombre en la luna atentas a la tele porque una marca de bebida energética va a patrocinar un programa espacial más sólido que el de nuestro país. Grandioso.

Por eso, dedica un 10% del tiempo y recursos disponibles a dejar tu mente volar y poner en práctica todas esas ideas que no sabes si van a funcionar o no. A veces darán resultado, otras no. Si tienes suerte encontrarás un filón nuevo o que sabes explotar como nadie, y conseguirás una atención enorme e instantánea: habrás encontrado oro, y por ello bien merece la pena invertir una pequeña fracción de tu tiempo.