Él no lo haría: no abandones tu blog
en vacaciones

Semana Santa está a la vuelta de la esquina, pero ojo: las vacaciones son para ti, no para tu blog. ¿Qué hacer con tu blog en vacaciones?

Que tu blog sea, o no, un desierto en tus vacaciones solo depende de ti.

Evitemos el pasar de las bolas cada X, el silencio cortante, de ese que deja sin palabras, el eco y el vacío más aplastante.

bola-del-oeste-o

Las vacaciones son vacaciones, es indiscutiblemente tiempo de ocio, de desconexión y de dedicación absoluta a otras cuestiones que bien poco tienen que ver con lo que hacemos habitualmente, pero no hay excusa, antes de irnos de vacaciones, debemos dejar algunas cuestiones atadas y bien atadas para que, a la vuelta, nos encontremos un desierto en la mejor de sus versiones, con muchas menos bolas y más visitantes.

Cómo seguir activo en el blog en vacaciones:

  • Adapta el calendario a cada momento. Si estás de vacaciones, plantéate si es un momento en el que otras muchas personas lo están (también de entre quienes te leen) procura que tu contenido resulte más bien ligero, y sobre todo bien estructurados (esto hace mucho mucho) y no de una densidad de esos que cuesta terminar de leer.
  • Déjate preparado y programado el contenido. A falta de publicación, a priori. También en redes sociales: herramientas. Con la previsión necesaria, nada te pillará por sorpresa y tendrás todo perfectamente en claro para evitar cualquier imprevisto en tu ausencia.
  • Programa su publicación también en redes sociales. Herramientas como Bufferapp, Hootsuite o SocialBro te indican cuál es la mejor hora de publicación y permiten su calendarización, también hay muchas otras para hacerlo. Recuerda también cómo las redes sociales son un espejo de nosotros y cómo funciona muy bien hacer un guiño al momento actual: imágenes o canciones propias del momento, así como mensajes muy ad hoc, además de nuestro contenido propio ayudarán a conectar mejor con nuestra comunidad.
  • Adapta asimismo tus rutinas de difusión. Quizás requiera de un mayor cariño esta parte en vacaciones, y también de un mayor esfuerzo en el sentido de necesitar valorar quizás, incluso, promocionar algunas publicaciones o multiplicar el número de veces que lo compartimos para aumentar el alcance.
  • Permite comentarios antes de irte. Si tienes que moderarlos tú perderás un precioso margen de tiempo. Lo ideal es que se publiquen, al menos en esos días, automáticamente, sin necesidad de revisión por tu parte. A lo peor que te expones es a una revisión a posteriori con algún que otro comentario-spam.
  • Contempla otros formatos. Que la variedad de formatos que utilizas no se vaya de vacaciones. Infografía, guía, manual, ebook, etc. No olvides hacer un guiño al momento, aprovecha la temporalidad.
  • Recopilatorios. Es un buen momento para ellos, también puedes recurrir a la temporalidad: “los mejores posts sobre X del verano”, etc.
  • Prueba. Es un buen momento para hacer cosas fuera de lo habitual. Aprovecha: hazlo y mide.
  • Newsletter con contenido especial adaptado al momento. Ofrece contenido nuevo, sorprende.
  • Guest posts. Si los tienes ya, no es momento de vacaciones para ellos. Y si no, ¿que todavía no los haces?
  • Deja algún plus. Que estés de vacaciones no te exime de incluirlo -siguiendo con el ejemplo del verano- desde una lista veraniega de música para escuchar leyéndote en la playa a un tutorial para hacer las mejores infografías veraniegas.
  • Mensaje de respuesta automática en tu correo. En el correo que tienes en tu blog, en la sección ‘Contacto’ o similar, recuerda dejar un mensaje (divertido, por dios, y no un rollo terrible) para que no haya lugar a dudas: que se sepa que no contestas porque estás haciendo algo necesario y muy importante, como achicharrarte al sol en alguna playa impronunciable. O x motivo de los que dan tanta envidia que mejor no incluiremos más ejemplos por aquí.
  • App para iPad o iPhone. Te lleves lo que te lleves, no está de más tener una app a mano por si algo fallara tener cómo solventarlo. En todo caso, esta opción es 100% a tu elección. La desconexión total es necesaria según en qué momentos.
  • Nombra un encargado. Así puedes desconectar del todo ;) Importante: asegúrate de que sea de confianza :D

Y éstas son solo algunas de las cosas que puedes hacer para tener tu blog en automático aun sin ti, de forma que siga estando activo a un buen nivel sin necesitar de tu supervisión constante. Y así podrás irte tranquilamente a disfrutar de los ratos muertos al sol, a la sombra, y como tú prefieras, daiquiri en mano, claro. Y tu blog seguirá a tope. (Sin ti)