Cuándo, cómo y por qué un rebranding personal

Debemos aprender a soltar, que diría Jorge Bucay en alguna de sus obras, que de eso van muchas de las mejores cosas que podrían (y van) a pasarnos.

Siguiendo con uno de los planteamientos de este autor, el desapego unido al compromiso como forma de vivir. De forma que, mientras dure, nos comprometamos 100% y francamente con lo que tengamos por delante. Y cuando termine, sepamos soltar, dejar ir, dar espacio (todo el del mundo) y dejar atrás.

Con el branding personal puede pasarnos lo mismo. De pronto llega un día en que te das cuenta de que necesitas un cambio en tu yo online, más que en el offline. Pero cuándo, cómo y por qué sucede esto.

Pues bien, empezamos.

Cuándo y por qué

Nuestra marca personal debería estar enfocada sobre todo a que, una vez la tengamos lista y en marcha, estemos encantados de conocernos, así sucede con cada una de sus partes, como con la bio de Twitter.

A pesar de ello, el día llega, o puede llegar. Y llega, vamos. Nos damos cuenta de que nuestro yo online y nosotros mismos tenemos muchas menos cosas en común de lo que habríamos pensado que teníamos. No hay una fecha preacordada. Suele venir sin avisar, aunque a veces lo hace, y con tiempo de sobra para que aprovechemos el tiempo bien y no tengamos que posponer nada.

No hay mejor primer paso en esta vida que reconocer y asumir un problema. Una crisis y su solución comienzan en este mismo momento del que hablamos. Ahora bien, no siempre sucede de este modo. Muchas veces sí tenemos mucho en común, y sobre todo hemos tenido, pero resulta que cambiamos. Nada en esta vida es permanente ni definitivo. Nosotros no íbamos a ser la excepción.

En los procesos de crecimiento personal, profesional y evolución, en general, añadimos a la lista de lo que somos nuevas aptitudes y características que llegan y se suman a lo que éramos, a veces también, en lugar de otras que quedan inevitablemente relegadas a otra etapa de nuestra vida.

Cómo

Una marca es quién eres. La parte de ti que la gente recuerda. No es solamente tu personalidad. Es quien tú conscientemente eliges ser. Jeff Goins, en You Are a Writer Tuitea esto

Las segundas partes no siempre fueron tan malas. Hay segundas partes brillantes. Y las segundas oportunidades mejoran aún la media de esta afirmación.

Si algo es un rebranding personal de primeras, es una segunda oportunidad con todas las letras. Y nos la merecemos todos, sin excepción. En cualquier contexto.

Reinventarse constantemente debería ser una constante

Valga la redundancia, para no estancarnos, para encontrarnos las veces que haga falta, a mitad de camino, al final, o donde quiera que estemos.

Y es tan lícito el reiniciarse como un ordenador, como que lo han hecho grandes personajes de la historia: cambiaron el rumbo de su vida para tomársela con más filosofía, tal y como explica Antonio Fornés en su libro Reiníciate.

Lo que debemos evitar sobre todas las cosas, tal y como explica Fornés, es convertirnos en un péndulo, de un lado para el otro constantemente pero sin movernos en realidad del mismo sitio.

Lo más importante y clave en branding y rebranding:

Antes de comunicarlo, debes conocer y entender bien tu valor

Y una vez hechos los deberes, comunícalo bien.

Algunos tips para arrancar

  • Simplifica. Conócete bien y esquematiza y/o ponlo todo por escrito, sintetizado, punto a punto todo lo que eres y quieres comunicar de lo que eres
  • Nueva red de contactos. Te hará falta, acorde a tu nueva identidad, a tus novedades.
  • Focaliza. Es importante no perder en éstas el norte (ni el sur). Tener los puntos cardinales claros ayuda a no ver la realidad difusa. Márcate prioridades, objetivos, metas, ten tus próximos retos claros. Y esto acorde siempre a los dos puntos anteriores.
  • Sé coherente. Por supuesto. Con todo lo que eres ahora y has sido. No por haberte lanzado a un rebranding personal dejas de ser para volver a ser. Sólo que cambian las cosas. Nada más. Quién has sido, sigue ahí, como el historial de tu navegador de internet. Hay cosas que no deberías ignorar para arrancar más y mejor en tu nueva etapa. Y otras que puede que sea mejor cerrar (no borrar).
  • Ten claros y bien elaborados tus propios porqués. Todos los tenemos y es bueno tenerlos claros, en una etapa como ésta más. Muchas veces nos perdemos en otras partes y olvidamos ésta, que debería ser un pilar. En este vídeo famosísimo de TED lo explican de una manera brillante:

  • Prepárate al cambio. No pienses que ésta va a ser la última vez. Aprovéchala como un entrenamiento para las que te esperan. Y disfrútala desde el principio.

Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez. Gabriel García Márquez Tuitea esto

Un buen artículo sobre rebranding personal en Harvard Business Review que no deberías perderte.

Si consideráis que añadiríais algún tip importante en este ámbito o tenéis una experiencia propia al respecto, estaré encantada de compartirla con vosotros :)

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post