Ser blogger: ¿Pasión
o interés?

Hace poco menos de un mes, la noticia de “Deja tu trabajo”: un ‘blogger’ estrella explica cómo vivir bien haciendo lo justo”, donde se hablaba de Brian Lam, un blogger apasionado por la tecnología, que convirtió su afición por escribir sobre lo que más le gustaba en su modo de vida,  me dio bastante que pensar.

¿Cuántos de los que estáis leyendo esto os gustaría convertir vuestra afición por todo un trabajo con el que ganarse la vida? Pocos son los afortunados de momento que pueden decir, si, soy blogger, vivo de esto y me apasiona.

”La clave: Disfrutar con lo que haces y ponerle el máximo esfuerzo posible” @avillarejo - @avillarejo

A diario me encuentro con bloggers que cuando les preguntas.. ¿Por qué tienes un blog? Directamente te responden, pues… Porque tengo contacto con las marcas, me invitan a eventos, y sobre todo, porque me regalan muchas cosas.

Es triste pero real. No hacen más que demostrar que cada vez más gente se crea un blog pensando en todas las cosas gratis que va a conseguir, sin pensar más allá que en ese sentimiento caprichoso y cortoplacista que no lleva aboslutamente a nada y que tarde o temprano caerá por su propio peso.

Algunas cosas básicas que deberías tener siempre en cuenta

  1. No es fácil ser blogger así como así, y mucho menos si has creado tu blog como si montaras una churrería y mañana un puesto de perritos calientes. Si quieres hacer que tu blog sea tu pasión, créalo con amor, sobre ese tema que más te interesa y sobre el que te encanta escribir. Se tata de ser constante, comprometerte a seguir una línea escribiendo y sobre todo a saber que tener éxito en esto no es pan comido. Que te caerás muchas veces, pero que lo más importante es aprender a levantarse y que esos pequeños baches te hacen ser mucho más fuerte.
  2. Aunque no lo creas, tener un blog no te abre las puertas así como así. Tienes que currártelo, has de llevar el control de lo que haces y pensar mucho más allá. De nada sirve ponerte a escribir por escribir. Es fundamental que cuides tu marca personal en redes sociales, que empieces a darte visibilidad de lo que haces, y lo más importante, que no hagas las cosas solo por puro interés.
  3. Una vez que sabes de qué vas a escribir, cual va a ser la esencia de tu blog y a qué tipo de público quieres dirigirte, no hay nada mejor que empaparte de todo lo que sucede a tu alrededor con esta temática. Ver qué es lo que se está haciendo, en qué puedes innovar, y sobre todo, qué vas a aportar a tus usuarios.
  4. La calidad de lo que escribas es fundamental para fidelizar a tus lectores. Hay cientos de bloggers que basan su estrategia en cortar y pegar notas de prensa que le pasan las marcas, para luego decir, oye, he escrito esto para ti… ¿Crees que esto realmente sirve de algo? ¿Aporta valor? ¡No!
  5. La frecuencia de publicación o constancia. No hace falta que publiques todos los días. Cuanto más, mejor, pero no mates tu creatividad y tu calidad por fijarte límites, se realista y crea un calendario que te permita hacer posts que aporten a tus usuarios y que te permitan ser constante.
  6. Una vez que tu blog está listo, dalo a conocer a través de las redes sociales. Juega sorprendiendo a quién te sigue, y se visible en todos los canales en los que tengas tu perfil creado. Redes como twitter, facebook, google+, instagram, pinterest o linkedin te ayudarán a crecer poco a poco y diversificar el crecimiento.
  7. Si quieres profesionalizarte y no ser un blog más, es importante que analices todo lo que haces. Monitorizar tu día a día, analizar la interacción, los temas que mejor funcionan y ver como vas creciendo, te ayudará a conocer un poco más hacia donde te debes dirigir.
  8. No esperes ser conocido de la noche a la mañana. El blog tiene un recorrido y tienes que darte tiempo.

”Sea cual sea la excusa por la que has decidido tener un blog, hazlo con pasión” @avillarejo - @avillarejo

Intenta no ser uno más sino ser tu mismo y que te reconozcan por tu personalidad, eso te cerrará a veces puertas, pero te abrirá muchas más, se paciente.