Cómo y por qué planificar las etiquetas de un blog

Las etiquetas de un blog cumplen un papel vital en SEO y Experiencia de usuario. ¿No sabe cuántas tiene tu blog? Descubre por qué es tan importante..

¿Sabes cuántas etiquetas tiene tu blog?

Parece una pregunta idiota, pero la mayoría de blogeros no sabría dar una respuesta estimada, ni decir cuáles son las diferencias entre etiquetas y categorías a nivel conceptual, y quizás tampoco las ventajas de las etiquetas y la necesidad de planificarlas antes de empezar a escribir.

Por qué son importantes las etiquetas

Las etiquetas sirven a dos propósitos: SEO, ya que te permite atraer un montón de tráfico, y experiencia de usuario, ya que permite que el usuario navegue más fácilmente por tu blog.

Sobre el SEO, permite englobar información en torno a un tema. Hay dos factores muy importantes que hacen que a Google le gusten las etiquetas.

  • Contenidos actualizados: Si estás escribiendo sobre una temática cada poco tiempo y la etiquetas, cuando Google rastrea la página de esa etiqueta ve varios contenidos novedosos, lo que es una señal de que estás cuidando esa página. Además, si tienes muchos contenidos hablando de una temática, más probable es que Google sepa que hablas de eso, o incluso que eres un experto en la materia, y decida darte una mayor relevancia.

    Por ejemplo, si estamos hablando todo el día sobre WordPress y utilizamos esa etiqueta, y logramos tener cientos de posts de calidad y con contenido original, Google valorará la página de esa etiqueta. Si además sabe que cada vez que indexa la web ve mucho contenido nuevo y coherente con lo que espera encontrar, se enamorará de la página de etiqueta y atraerás un montón de tráfico.

  • Indexación: Con el ejemplo anterior, cada vez que Google entra en un post sobre wordpress, seguirá el link de la etiqueta y volverá a indexar la página y todos los posts escritos previamente sobre la temática. Esto hace que estés constantemente recordando a Google que la página existe, el contenido que hay dentro, y que continuas actualizándola.

    Es más, como todo el contenido está relacionado, generas una red de link de contenido de la misma temática en la que todos los posts van a pasar valor -mediante el link- a esa página que las engloba. La página de etiqueta está en el centro de esa red de links.

    Por este motivo a veces se pone una nube de etiquetas en la página principal. Para facilitar que Google indexe las etiquetas más usadas desde la home, sin tener que entrar a ningún post.

Respecto a la experiencia de usuario, es importante que el usuario pueda acceder a todas las temáticas que se tratan en un artículo tras leer el post. Si el lector ha leído un post sobre las etiquetas en Blogger y le ha encantado, debería poder acceder a más posts sobre etiquetas y más posts sobre Blogger con solo pinchar una etiqueta.

Para asegurarnos de que se aplica, debemos intentar destacar visualmente las etiquetas en la medida de lo posible y no saturar el post de ellas. No hay una cantidad perfecta, depende del blog, del sector y del redactor, la mejor guía es el sentido común.

peligro

Principales peligros de las etiquetas

Si las etiquetas son tan maravillosas, ¿por qué no te casas con ellas?

Aunque las etiquetas tienen muchas ventajas, también tienen algunos peligros si no se utilizan adecuadamente. Especialmente si tenemos un blog con varios redactores.

  • Duplicidad de contenido: Imaginemos que estamos hablando sobre blogs, así que decides cubrir todos los frentes utilizando las etiquetas blogs, blogging, bloguear y cualquier sinónimo que te parezca. Es más, los utilizas en cada entrada en la que hables del tema.

    Haciendo esto habrás creado 4 páginas con exactamente el mismo contenido, contenido duplicado, y a Google el contenido duplicado no le mola nada. Es más, como has utilizado términos muy similares, si llegan a posicionar competirán entre sí y se canibalizarán, compitiendo por links y señales sociales.

    Huelga decir que el usuario no sabrá en cuál de ellas clicar y no entenderá esta duplicidad.

  • Etiquetas inútiles: Sin una política clara sobre las etiquetas, muchas veces acabas teniendo miles de etiquetas con un post o ninguno. En el peor de los casos tendrás muchas más etiquetas que posts, y la mayoría de ellas con contenido duplicado, lo que no sólo rebajará el potencial de esas páginas para posicionar, sino que también puede ser un indicativo de una mala calidad del blog para Google.

cuerda-floja

Cómo gestionarlo

Lo ideal para gestionar un blog es que partáis de una idea muy clara de qué temas se van a hablar en el blog. Puedes dividirlo en un puñado de temáticas principales, menos concretas y con un mayor potencial de búsquedas: estas serán las categorías.

Las categorías están en todas las páginas de la web, y su papel es similar al de las etiquetas, pero un paso por encima: siempre visibles, más importantes para la navegación, más actualizadas. Resérvalas para contenidos de los que vayas a estar hablando de continuo sin ser demasiado específico.

Después, rompe estas categorías en temáticas mucho más concretas. Por ejemplo, si vamos a hablar muchísimo de WordPress, podemos decidir considerarlo categoría, y establecer etiquetas para “addons wordpress”, “trucos wordpress”, “temas wordpress” y una larga serie de etcéteras, entre los que podríamos incluir “etiquetas”, por ejemplo.

Cuando dudes entre varias palabras haz un análisis de palabras clave y elige la que más se ajuste a tu estrategia SEO o la que mejor vaya a entender tu usuario.

La mejor opción es tener un listado de etiquetas apuntado en un excel, y recurrir a él en caso de duda. Si tienes un grupo de redactores una hoja de cálculo en Google Docs hace maravillas, de verdad.

Nuevamente, no hay un número perfecto. En algunos blogs con temáticas más limitadas menos de 100 etiquetas es un número perfecto, mientras que en otros menos de 600 pueden ser imposible. Un ejemplo de blog que gestiona estupendamente una gran cantidad y variedad de contenidos con muy pocas etiquetas es smashing magazine, mientras que uno con un gran número de etiquetas podría ser un blog de cine o de cocina.

lio

Yo ya la he liado, ¿ahora qué?

Si ya tienes un blog y has hecho todo en lo que no creemos, puedes seguir estos 3 pasos.

  • Analiza el tráfico a las etiquetas: Mira cuáles no han traído visitas desde el inicio de los tiempos y ponlas en la lista de las que hay que eliminar. Además, mira las que ya no traen tráfico pero sí lo han traído e intenta ver si puede arreglarse, ¿llevan mucho tiempo sin actualizarse? ¿Se utilizó incorrectamente? ¿Se sustituyó por otra? En función de las respuestas a estas preguntas tendrás que decidir si la etiqueta vive o muere.

    Aparte, coge las que más tráfico atraen y ponlas en la lista VIP. A esas ni tocarlas si no es para ponerlas un altar.

  • Analiza las etiquetas en tu CMS: Revisa qué etiquetas tienen 0 post, puedes llevarte sorpresas. Marca un mínimo de posts para hacer viable a una etiqueta, y mételas en la lista negra. Comprueba antes que ninguna de ellas esté atrayendo tráfico importante por algún casual.
  • Etiquetas duplicadas: Si tras hacer esto ves que aún quedan etiquetas que están duplicadas pero no han acabado en la lista negra, decide qué hacer. Yo siempre preferiré tener un blog coherente y decidirme por una de las dos.

    Una vez has cerrado la lista negra de etiquetas, decide a dónde las vas a redirigir. Algunas podrán englobarse en etiquetas que mantienes, otras necesitarán nuevas etiquetas que engloben varias de las que eliminarás -para estas tendrás que hacer un trabajo de investigación de palabras clave- y otras serán inviables porque no puedan agruparse o sean temas de los que hablas demasiado poco. Estas últimas puedes redirigirlas a la home.

    Una vez decididas las etiquetas/páginas sustitutas, aplica una redirección 301 que pase la autoridad de las actuales a las nuevas.

Después de este trabajo, apunta todas las palabras clave en un excel y que a partir de este día sea tu biblia. Si en algún momento las etiquetas vuelven a ser un dolor de cabeza, solo tienes que releer el punto de cómo gestionarlas y no deberías tener problemas.

Y si los tienes, comenta y los resolveremos entre todos.