¿Cuántas palabras se necesitan para transmitir
una idea?

Hay muchas dudas sobre cuál es la extensión adecuada para un post. Es una de las primeras preguntas de quien lleva poco tiempo escribiendo, seguida muy de cerca de cuándo publicar en redes sociales. Ésta se basa en la necesidad de llegar a un mayor público y tiene una respuesta más matemática que otra cosa.

También se puede buscar una solución al total de palabras que ha de tener un post desde una perspectiva estadística: ¿se leen /se comentan /se comparten más los largos o los cortos? En Twitter sí hay datos al respecto pero, siendo un espacio limitado, es fácil saber dónde está el límite o, en otras palabras, qué es ‘largo’.

En un post, el número de palabras solo debería responder a la naturaleza del propio post: ¿cuántas palabras se necesitan para transmitir una idea?

  • Si es una de tipo titular (o autosuficiente porque se entiende por ella misma), quizá 140 caracteres (o 140 palabras para usar 4 o 5 frases) son suficientes.
  • Hay otras que necesitan más espacio, por ejemplo, para argumentar o explicar procesos más complejos por lo que pueden llegan a las 1000 palabras perfectamente… o más (aunque en ese caso mejor hacer una serie de posts).

La pregunta que deberíamos hacernos es ¿merece la pena contar las palabras? No cuestan dinero (a no ser que se cobre por palabra escrita, claro). Solo son un número en la parte inferior del cuadro de texto de WordPress o del Word. ¿Por qué prestarle una atención que no merece? Más no siempre significa mejor.

Calidad sobre cantidad

Dejando de lado la cantidad, conviene centrarse en la calidad de lo que escribimos, en las palabras que seleccionamos para comunicarnos. Cada palabra cuenta en nuestro posicionamiento y no hay que desperdiciar la oportunidad de establecer un vínculo con los lectores por haber escrito de más o de menos.

Si somos capaces de escribir pensando en lo que puede estar preguntándose quien lee nuestro texto y le damos las respuestas que necesita, no importa cuántas palabras utilicemos. Se sentirá satisfecho y querrá más de nosotros en el futuro. Esa es la esencia del marketing de contenidos.

El texto ha de ayudar al lector, por lo que se dice y también por cómo se dice. El redactor ha de relacionar las ideas entre frases, entre párrafos para que el lector no se dé cuenta de si el post tiene 100 o 1000 palabras. Si le interesa, si está bien escrito, lo leerá. Encontrará el tiempo para hacerlo.

Siguiendo mi propio consejo, no debería escribir nada más pero es posible que aún tengas la sensación de que no he contestado a la pregunta inicial. Si pensabas que encontrarías un número como respuesta, espero haberte convencido de que la cantidad la pones tú en función de lo que quieras transmitir en el post.

Ah, en caso de que te lo preguntes, este post tiene 478 palabras (sin incluir el título).