8 errores que te harán fracasar en Marketing de Contenidos

Cometemos errores, somos humanos, eso es así. Pero hay errores que o evitamos o podemos decir adiós a nuestros objetivos desde el minuto uno. Toma nota.

El 80% de responsables de marketing creen que el marketing de contenidos es el futuro en Marketing. Y el 80% es mucho, ¿verdad? Empecemos a darle la importancia y relevancia que se merece entonces.

Muchas empresas siguen haciendo marketing tradicional, “push” marketing, campañas basadas en interrumpir al usuario, en molestar, en empujarles a ver un anuncio, a visitar una web, a ver información que no habían solicitado. Este marketing, queridas marcas, está muerto. Y cuanto antes lo asuman, antes conseguirán de verdad enamorar a sus usuarios. Porque esto del marketing de contenidos no es más que eso, amor. Y para que esto funcione, tenemos que tener claros algunos puntos. Vamos a ver los errores más comunes que cometen las marcas a la hora de hacer marketing de contenidos.

No tener una estrategia definida (y por escrito)

Resulta que el objetivo principal de la mayor parte de empresas con el social media o los contenidos es conseguir ventas pero sin embargo, no plantean una estrategia bien definida y por escrito para conseguir realmente este objetivo.

Si no tienes estrategia, créeme que no tienes ni idea de lo que estás haciendo.

Definir personas, analizar los temas, formatos y tiempos, establecer flujos de trabajo claros, crear equipos de trabajo con roles y tareas específicas, mapear estas personas en el funnel de ventas, etc. Si esto no existe, tu trabajo será una auténtica perdida de tiempo.

Falta de planificación

La planificación es vital. Necesitas tener una estrategia clara para alinear bien el contenido con tus objetivos de negocio (o estarás perdiendo el tiempo). Necesitas desarrollar bien las personas para desarrollar contenido que impacte y atacar bien las necesidades de tus usuarios.

Falta de paciencia

Hay que perseverar, el éxito no llega de la noche a la mañana. Y perseverar también significa probar probar y probar. Hay que darle oportunidades a nuestra estrategia para saber si funciona o no. No te preocupes si el primer día no consigues tus objetivos, el resultado llegará si la estrategia tiene sentido y conoces bien a tu audiencia para darle justo lo que necesitan (y esta es la clave).

No tener un jefe de contenidos

Imagina por ejemplo nuestro blog corporativo 40deFiebre, somos 8 personas escribiendo cada semana. Si no tuviésemos un jefe de contenidos el contenido no funcionaría igual de bien. Necesitas alguien que controle que se está cumpliendo la estrategia, que el calendario editorial se respeta, que los objetivos de negocio se están cumpliendo.

Falta de personalidad

La mayoría de empresas que hacen marketing de contenidos adoptan una personalidad y un tono bastante alejado de lo que esperan los usuarios. Personalidad es cercanía, hablar de tu a tu y ser diferente en la forma de contar las cosas. Solo así tendremos éxito en nuestra comunicación y solo así conseguiremos el tan deseado engagement con nuestros usuarios.

Falta de ética y transparencia

No traiciones a tu audiencia, es lo peor que puedes hacer. Si alguien se suscribe a tu newsletter, no aproveches esa suscripción para enviarles comunicaciones que no esperan. Ten cuidado con ofrecerles algo que no esperan.

No entender a tu audiencia

¿De verdad crees saber lo que espera tu público? ¿Se lo has preguntado o simplemente te fías de las métricas y los resultados de tus informes de Google Analytics? Ojo con la analítica, la mejor forma de entender a tu audiencia es preguntarles, y no hay otra.

Hasta que no entiendas claramente quienes son, que hacen, que es lo que realmente quieren, qué les importa y cuales son sus principales problemas, no conseguirás de verdad resonar y conseguir tus objetivos de negocio.

Hacer contenido y olvidarse de los objetivos de negocio

Hablando de objetivos de negocio en el último punto, la mayor parte de estrategias de marketing de contenidos no funcionan porque no hay planificación y no hay ni siquiera estrategia. Sin una correcta definición de qué quieres conseguir y cómo lo vas a conseguir, pasando por una correcta definición de quién es tu audiencia y qué tienes que darles, no conseguirás de verdad dirigir a tus usuarios hacia ser clientes.

En definitiva, adelantémonos, y si cometemos errores, que no sean estos. De lo contrario, no vamos a conseguir lo que queremos y por supuesto tampoco lograremos enamorar a nadie. Para conquistar (y conseguirlo) hay que tener algunas cosas claras de partida. ¿Las tienes tú ya?

Cualquier cosa que quieras comentar, en comentarios puedes hacerlo :)