Cómo mejorar tu perfil en Linkedin en 8 pasos

LinkedIn es una red social que nos abre demasiadas oportunidades como para que estemos en ella por estar. Explótala, trastea en ella, y potencia tu marca personal para que otros profesionales del sector te encuentren.

Por error, muchas de las personas que tienen creado un perfil en LinkedIn, se limitan a plasmar su formación académica y su experiencia profesional, ¡cuando hay mil pasos más que dar con ella!

Hoy por hoy, LinkedIn nos sirve sobre todo para conectar con profesionales de todo tipo (solo en España cuenta con más de 8 millones de perfiles registrados), sin embargo es una de las redes sociales en las que menos nos atrevemos a rascar. ¿Cómo podemos sacarle todo el provecho?

Relacionado: Cómo mejorar tu engagement en LinkedIn.

1. Tu foto… ¡No sirve cualquiera!

Recuerda que una imagen vale más que mil palabras, y que tu foto en LinkedIn puede decirlo todo sobre ti, así que no te olvides, antes de subir la foto en tu perfil de LinkedIn, que ésta cumpla estos requisitos:

  • En la foto de perfil solo puedes aparecer tú, nadie más. Olvídate de las fotos grupales de tus vacaciones o en la típica en la que recortas a alguien, no queda nada profesional.
  • Que se vea bien el rostro. Evita imágenes de cuerpo entero o de primeros planos (por ejemplo, un ojo). La expresividad se refleja en el rostro. Una foto que no sea demasiado formal ni demasiado informal, en la que te sientas tú mismo.
  • No te olvides de sonreír. Eso siempre da una imagen positiva de tu persona. Ni mucho ni poco, una sonrisa adecuada que te muestre tal y como eres.
  • Fundamental: Una foto nítida, bien iluminada y con tu rostro centrado.

Parecen comentarios muy obvios, pero por increíble que parezca, todavía mucha gente sigue cayendo en ellos. Si no haz tú mismo la prueba, y comienza a fijarte en la foto de muchos de sus usuarios.

Recuerda que tener una foto en LinkedIn es totalmente necesario. Sin la fotografía, tu perfil nunca estará completado al 100%, y por tanto, ni tus búsquedas serán tan eficaces, ni tu perfil aparecerá en todos los resultados de búsqueda.

2. Incluye palabras clave en tu perfil

Las palabras clave en LinkedIn importan y mucho. La mayoría de los usuarios las utilizan en el título de presentación, pero al ser solo una descripción de 100 palabras, tenemos que saber cómo optimizarlas para sacar el mayor partido en las búsquedas de perfiles.

¿Cómo deberíamos poner las palabras claves de un perfil? Antes de empezar, debes saber cuales son las palabras claves de tu profesión, así que piensa cuál o cuáles son las palabras clave que te definen mejor a nivel profesional.

3. Mantén cada uno de los contenidos que te describen por separado

Para organizar mejor tu “curriculum” en LinkedIn, no te olvides de separar toda la información y de estructurarla correctamente. Para ello, diferencia correctamente lo que es el extracto de lo que es la experiencia, tus proyectos, idiomas, aptitudes y validaciones, educación e información adicional.

    • Extracto, es lo primero que se va a leer sobre ti. No lo limites a un resumen de tu carrera profesional, que al fin y al cabo ya leerá la persona con detalle si realmente está interesada en tu perfil. Aprovecha el espacio para escribir un texto por el que apetezca contactar contigo, seguir leyendo tu perfil, e incluso, trabajar contigo. El storytelling podría ser un aliado perfecto para ello.
    • En la parte de experiencia, irá una lista más específica de tus habilidades en particular con toda tu experiencia laboral y la duración de cada uno de tus trabajos, así como lo que has realizado en cada uno de ellos. No te limites a decir dónde has trabajado y cuál ha sido tu puesto de trabajo. ¿Cuáles eran tus responsabilidades? ¿Tienes algún documento extra que adjuntar?
    • En la parte de proyectos, no te olvides de destacar lo que tienes entre manos, qué cosas estás haciendo actualmente.
    • En idiomas, destaca aquellos que manejas y si tienes algún tipo de curso específico en alguno de ellos.
    • Las aptitudes y validaciones, son una de las partes más importantes de tu perfil. Es el apartado donde podremos mostrar nuestras habilidades profesionales. Muchas veces, tendemos a no hacerle mucho caso, y no nos damos cuenta del gran potencial que tienen. Para rellenarlas, solo tienes ir a su apartado y clicar en “Añadir apAdemás, LinkedIn te ayudará a sugerirte los términos que pueden ser más útiles para tu perfil, y los puedes añadir directamente. En total, puedes agregar 50 habilidades que luego, si lo deseas aparecerán en tu perfil profesional.
    • En educación, no te líes a poner la educación desde que fuiste al colegio, resume los pasos más importantes en tu educación y por lo que quieres que te valoren.
    • Por último, en la parte información adicional aprovecha para poner todo lo que no has podido poner en los otros apartados como: tus sitios webs, usuario de Twitter, intereses, grupos, etc.

4.Personaliza cada email de conectar que envíes

No te quedes en la frase básica de… “Fulanito te ha invitado a conectar porque eres una persona de confianza para él…” Da un paso más y crea un mensaje personalizado para cada persona con la que contactes. El mensaje que LinkedIn te crea por defecto puede implicar que no tienes tiempo para enviar una solicitud personal, que te lo curras poco, o peor aún… ¡Qué seas un auténtico SPAM! Ten en cuenta que a nadie le gusta recibir mensajes a través del servicio de mensajería privada de LinkedIn con información de algún asunto del que no se ha pedido información. Es la misma sensación que tienes que cuando recibes un email al que no te has suscrito. Así que ponle un poco de cariño e interés, y en ese mensaje cuéntale a la persona por qué quieres conectar con ella y tenerla en tu red de contactos.

5. Personaliza la URL de tu perfil

Por defecto la URL de LinkedIn está llena de números o lleva un código. Así que cámbiala ya de ya. Es útil personalizarla porque no solo te posiciona mejor en el buscador de LinkedIn, sino que muestras un aspecto mucho más profesional. ¿Cómo podemos cambiarla?

      • En el recuadro de la derecha Tu URL del perfil público, solo tendrás que pulsar sobre el enlace denominado: “Personaliza la dirección URL de tu perfil público”.
      • Introduce la última parte de tu nueva URL personalizada en el recuadro de texto y haz clic en establecer URL personalizada.

¡Así de fácil! Pero tampoco te olvides de:

      • Tu URL personalizada puede tener entre 5 y 30 letras o números.
      • No debes utilizar ni espacios, ni símbolos, ni caracteres especiales.
      • No puedes cambiar tu URL más de 3 veces en 6 meses. Si ya lo has hecho tendrás que esperar 6 meses para volverla a cambiar.
      • Con los nombres y apellidos hay a veces coincidencias sobre todo si tu nombre o apellidos son muy comunes. Lo ideal es que sea NombreApellidoApellido, pero si no, lo mejor es que juegues acortando tus apellidos.

6. Grupos, ¿para qué sirven?

El uso de los grupos de LinkedIn puede ayudarte bastante. Además de funcionar como un medio para compartir la actualidad, noticias del sector, etc.
Basta con que empieces a buscar aquellos grupos que guardan relación con tu sector profesional y empezar a participar de manera activa para conseguir nuevos contactos que te puedan interesar afines a tu perfil profesional. Un grupo profesional nos ayudará a que nuestro nombre empiece a sonar entre los profesionales de dicho sector, ganaremos más contactos y visibilidad y lo más importante, te crearás sinergias con otras personas que tienen los mismo intereses. Recuerda que puedes seguir hasta un total de 50 grupos.

7. Crea tu propia red de contactos

No agregues por agregar. Ve añadiendo a gente a tu perfil profesional de manera paulatina. Tener una cifra de contactos sólida te permitirá ganar visibilidad y poder estar conectado con más gente. Para no saturar y enviar mensajes sin sentido, en una primera fase, manda invitaciones a personas que conoces (compañeros de trabajo, conocidos del sector, etc). Y poco a poco, ve ampliando tu red de contactos.

8. Publica y comparte

Las publicaciones son lo primero que vemos al entrar en LinkedIn, e incluso por encima de los grupos, es la mejor forma de mostrarte activo, sobre todo de cara a los contactos que has hecho ya. Tanto es así que en las últimas actualizaciones han ido cobrando más y más protagonismo, hasta incorporar la posibilidad de publicar tus propios artículos en formato post en la plataforma.

Escribe y comparte contenidos de valor, que reflejen tu forma de pensar, lo que te atrae y tus conocimientos. Nunca sin perder de vista a tu audiencia, quien tiene que sentir que vale la pena seguir manteniéndote entre sus contactos. Conseguirlo favorecerá que tus publicaciones sean recomendadas y compartidas, y que por tanto tu perfil llegue a más personas.

Un consejo: a nadie le gusta estar todo el rato leyendo críticas desfavorables, malas noticias o comentarios de juicio negativo. Por eso, si lo vas a hacer, que sea al menos desde la constructividad.

Relacionado: Tu próximo trabajo te encontrará en redes sociales.

Lo más importante, como en todas las redes sociales, es encontrar ese equilibrio entre tu yo más informal y el más formal de los dos. No dejar de ser tú mismo sin confundir este espacio con uno más personal o con otros fines. Todo en su contexto pero sin dejar tu esencia de lado.