Consigue tráfico recurrente a tu blog optimizando
tus contenidos

En tu estrategia de Marketing de Contenidos, la optimización es una de las técnicas más efectivas e interesantes que deberías explorar para conseguir tráfico recurrente a tu blog.

Cuando hablamos de contenidos, podemos pensar que producirlos desde cero es la única vía. Sin embargo, debería ser solamente una parte de nuestra estrategia. Reutilizar o readaptar los posts ya publicados no sólo ayuda a reducir considerablemente el esfuerzo en coste y tiempo. Además, se convierte en tu máxima prioridad cuando tus posts empiezan a perder tráfico, ya sea a nivel SEO o por una desactualización de la información.

Una correcta optimización SEO pasa por comprobar que todas las meta-etiquetas del post estén correctas y ayuden a un mejor posicionamiento del contenido, orientado a mostrar un resultado llamativo que atraiga visitantes. Para ello, piensa en las búsquedas que harán los usuarios para aparecer entre las mejores posiciones. Recuerda prestar atención a los siguientes elementos de tu post: title, URL, descripción, etc.

Pero, por mucho que tu blog esté muy bien optimizado a nivel SEO, si el contenido no es relevante con respecto a las búsquedas que realizan los usuarios, nunca vas a aparecer en las primeras posiciones. Por tanto, debes pensar también en mejorar continuamente el contenido para despertar un mayor interés por parte del usuario. De ahí que el ciclo de vida de un contenido deba ir más allá de su creación, publicación y distribución: es necesaria su constante optimización.

 

cómo-optimizar-contenidos

 

Cómo optimizar tus contenidos

1. Actualízalo

Algunos posts contienen datos que pueden quedar desfasados con el paso del tiempo. Para evitar que esa pieza de contenido pierda interés por los usuarios al ver que no es un contenido actualizado, es fundamental que revises constantemente la información.

Una forma de llevar al día esta tarea es marcar aquellos posts que contengan datos susceptibles de variar en el tiempo (por ejemplo, un porcentaje extraído de un estudio que se actualiza cada mes o un paso a paso de un proceso que explica el uso de una herramienta).

De esta manera, podrás establecer un sistema de alertas que te notifique la revisión del contenido para actualizar toda aquella información que, pasado un tiempo (el que tú establezcas) haya quedado desfasada. En nuestra guía sobre optimización os contamos cómo hacerlo en tres sencillos pasos gracias a herramientas como Kimono y a la formulación de Excel.

2. Amplíalo

Debemos ser capaces de ampliar cualquier contenido antiguo para darle un nuevo punto de vista con el que atraer nuevamente tráfico. Se trata de cambiar el formato del post (de texto a infografía, por ejemplo), añadir nueva información (nuevas fuentes o ejemplos) o cambiar el contexto. E incluso generar spin offs de esa pieza a optimizar.

Imagina un ebook sobre SEO. De una pieza como ésta puedes sacar cientos de pequeños posts con información útil, para luego generar desde ahí más descargas hacia el ebook (a través de un CTA). De una pieza como ésta también puedes generar gráficos, infografías y recursos, para luego utilizarlos en diferentes posts aislados que llamen al usuario a la acción.

3. Compártelo (de nuevo)

Twitter es un medio perfecto para generar tráfico. De hecho, es nuestro principal canal de atracción de tráfico después del orgánico. Por eso, para mantener cierto tráfico recurrente a un contenido su difusión vía Twitter es clave. Aprovecha la optimización del contenido para republicarlo vía Twitter: obtendrás un pico de tráfico que de otra forma no habrías conseguido tratándose de un contenido antiguo.

Pero, ¿hay que optimizar todo el contenido publicado? Y lo que es más importante, ¿cuándo hay que hacerlo? En la guía de optimización de contenidos te contamos, entre otras cosas, cómo identificar los posts que necesitan ser optimizados.