27 consejos para escribir un
buen post

¿Cuál es la clave del éxito para escribir un buen post? Nadie la tiene, pero lo que si está claro es que con ideas, e inspiración se puede conseguir. No te pierdas estos 27 consejos para escribir un buen post.

¿Qué podemos hacer para mejorar a la hora de escribir un post y potenciar estas ideas?

27 consejos para escribir un buen post

  1. Crea una estructura sencilla. No te compliques dando vueltas a qué tipo de estructura crear. Organiza el contenido, las ideas principales, las secundarias y ponte a desarrollarlas. Echa un ojo a este post donde te explicamos cómo crear la estructura perfecta en un post.
  2. Conoce a tu audiencia. Antes de ponerte a escribir, piensa a quién va dirigido tu mensaje. Analiza sus intereses, el tipo de lenguaje que usa, etc. Las personas son muy importantes, así que analízalas. En este post de buyer personas, te lo explicamos más que bien.
  3. Antes de ponerte a escribir un post, apunta esas pequeñas ideas que te surjan de manera espontánea. No las desperdicies, porque las mejores ideas salen cuando estás a punto de dormirte, o bajo la ducha. Si no las apuntas en ninguna parte, se te terminarán olvidando.
  4. Crea un calendario de contenido, para realizar un seguimiento del contenido que ya has hecho, y del que te gustaría hacer en un futuro próximo para no repetir el tipo de post.
  5. Documéntate. Detrás de un buen post hay siempre una buena documentación. Es mucho más fácil escribir un buen post cuando te has empapado de toda la información que quieres plasmar. Mira a tu alrededor, hay miles de historias que puedes descubrir.
  6. Ponte a escribir cuando estés inspirado, relajado y con fuerza. Si te sientes con toda la energía te será más sencillo escribir y seguro que las ideas te saldrán casi sin pensarlas.
  7. Cuanto más específico, mejor. Los posts específicos que muestran una idea y un mensaje en concreto, funcionan mucho mejor, crean más comunidad y, si haces bien las cosas, te crea una repercusión positiva que te vendrá fenomenal.
  8. Experimenta. Prueba formatos diferentes, estructuras, y sobre todo analiza qué tipo de contenido funciona mejor para así potenciarlo.
  9. Habla siempre de lo que sabes. Se nota cuando un post que está escrito desde el conocimiento, y no hay nada peor que cuando escribes sobre algo que no sabes: tus lectores se dan cuenta. Busca experiencias de cosas que hayas vivido y compártelas.
  10. Aunque no lo creas, los contenidos largos funcionan, ya que incrementan el tiempo en la página. “Google premia la calidad frente a la cantidad, por lo que será mucho más beneficioso crear un artículo de 4000 palabras que 20 artículos de 300 palabras”.
  11. Enriquece el post con ejemplos visuales. Incluye imágenes, y acciones que potencien tu argumento. Los ejemplos dan mucha vida a la información que damos en un contenido.
  12. Amplía la información con enlaces para profundizar en otros temas. Somos conscientes de que en un post corto no se puede exponer todo con gran detalle, así que utiliza este tipo de enlaces externos a otros posts que complementen el contenido.
  13. Que no te dé miedo hablar de cosas básicas. Muchas veces no nos damos cuenta de que ahí está la verdadera esencia.
  14. Varía en los tipos de contenido que vayas creando. Echa un ojo a estas ideas para hacer diferentes tipos de posts.
  15. Crea contenidos que permanezcan en el tiempo, de tipo evergreen y atemporales. Te darán más recorrido a largo plazo.
  16. Da una vuelta al antiguo contenido para crear algo diferencial que siga aportando valor.
  17. Crea un título que atraiga, pues es el primer elemento que verá el lector. Debe llamar la atención, y a la vez sintetizar la idea principal sobre la que va el artículo. No es tan fácil ser ingenioso, y llamar la atención de un simple vistazo, te dejo un post de lo más interesante donde puedes encontrar 15 consejos para escribir el título del post perfecto.
  18. Utiliza frases cortas y sencillas. No uses adjetivos imposibles ni rodees los conceptos para no terminar diciendo nada. Deja que tu texto sea claro, directo y muy conciso.
  19. Cuida tu ortografía y la gramática. Un texto lleno de frases sin sentido y de faltas de ortografía quedará en el olvido.
  20. Revisa y relee siempre el post antes de publicarlo. Si crees que está perfecto, deja un espacio de tiempo para volverlo a leer, verás que de nuevo te salen pequeñas erratas que te serán más fáciles de corregir con una segunda o tercera lectura objetiva.
  21. Destaca siempre las ideas principales. Los primeros párrafos de un post deben darnos los principales datos para aumentar el interés del lector, así que siempre estructura el texto en pequeños apartados y títulos para que sea más legible.
  22. Haz pequeñas llamadas de atención. Incorpora pequeñas preguntas al final del post para crear un call to action con el lector.
  23. Escribe siempre una conclusión. Haz una valoración sobre el tema sobre el que has escrito. Da pequeños consejos y emite tu opinión o juicio, recapitulando las ideas principales del post.
  24. Sé auténtico y sobre todo tú mismo. Para conseguir que tus posts ganen tracción, es fundamental que definas tu voz, tu tono y tu estilo a la hora de escribir. No trates de imitar el estilo, ni las ideas de alguien.
  25. Lee tu post en voz alta. Es un ejercicio que te servirá para ver si la fluidez del texto y las pautas que haces son correctas. Si al leer te quedas sin respiración, añade puntos, si notas que tus palabras crean confusión cámbialas por otras.
  26. Pide a alguien más que lea tu contenido antes de publicarlo. Es muy importante que otra persona te de su punto de vista sobre lo que has escrito y que sea ese editor adicional que te ayude a que el contenido esté perfecto antes de publicarlo.
  27. No des nada por entendido. Ponte en el lugar de tu audiencia, lo que para ti puede que sea obvio, para el lector puede que no lo sea. No escatimes en la definición de conceptos, ni creas que son sencillos para todo el mundo.

Como ves, escribir un post no es una tarea sencilla, la inspiración no viene de la nada, por eso es muy importante que tengas en cuenta que no todos los momentos son perfectos para escribir.