La estructura perfecta de un post y tipos de posts

No te dejes llevar por el día a día y dale vidilla a tu blog. Tus posts no deberían ser siempre similares. Rompe con todo y haz posts diferentes.

A la hora de sentarnos a escribir un post, en primer lugar, tenemos muy presente estructura y tipo de post que queremos. Ahora bien, ¿sabemos qué estructura debería tener y qué tipos de posts hay? Para evitar caer en la rutina, os cuento algunos de los tipos de posts que hay además de la estructura que debería seguir un post.

Qué estructura debe tener un post

  1. Titular. Es y debe ser el primer gancho de tu post, es como una primera impresión, es lo primero que vemos, debe estar muy bien pensado, y ser creativo, capaz de llamar la atención a la par que cumplir expectativas.
  2. Un extracto o resumen de una línea aprox. Aquí tenemos el segundo (y segundo más importante) gancho. Debe ser muy atractivo y generar la sensación de ganas de continuar leyendo sí o sí.
  3. Teaser. Continuamos elevando la expectación y dirigiendo la mirada y las ganas a lo que viene a continuación.
  4. Introducción. Aquí empieza todo lo que queremos contar: ‘El problema’, lo exponemos de forma breve y concisa.
  5. Cuerpo del texto. La historia debe estar bien hilada, debe de conducir exactamente a donde queremos llegar a todo el que se aventure a leer.
  6. Conclusión y cierre. Muy importante esta última parte, asentar todo lo planteado hasta el momento y dejar con buen sabor de boca al lector.

Tipos de posts

¿Cómo escribir un post con estilo?

  1. Comienza por leer a otros. Muchos y diversos. De tu propio país, lengua, etc. y luego amplía. Esto ayudará a saber qué te gusta y qué eres y qué no te gusta y no eres bajo ningún concepto. Así perfilarás de primeras tu estilo.
  2. Escribe siempre para alguien. Hacerlo con alguien en la cabeza siempre viene bien y ayuda a que el resultado sea el óptimo. Las personas, una vez definidas, vienen muy bien. Quienes te leen: ¿Cómo han llegado hasta aquí y qué esperan de tus líneas? Dáselo.
  3. Hazte tu propia guía de estilo. No tienes que escribirla (aunque no estaría de más), y para esto viene genial leer (muchas) guías de estilo, de otros.
  4. El mensaje. Pulirlo es clave desde la primera idea. Decide qué vas a contar y cómo en primerísimo lugar. Qué hacer para escribir un post antes de escribir un post.
  5. Hacer un post es iniciar una conversación. Trata de escribir como si estuvieras hablando, prueba a seguir los mismos pasos. Lo importante es que, una vez escrito, al leerlo, suene natural, como una conversación cualquiera. Y si no es así, hay que hacer cambios. Léelo en voz alta si lo necesitas.
  6. Hazlo único. Nadie es igual a nadie. Ninguna experiencia personal, ni profesional, es igual a la de nadie, así que parte de que es posible: tu contenido, de base, es único, haz que lo sea.
  7. Quítate los miedos. No vas a gustarle a todo el mundo así que posiciónate y no te preocupes por nada más.
  8. Exprésate claramente y hazlo simple. Los rodeos no llevan tan directamente a ningún sitio. Es mejor evitarlos. Los palabros tampoco ayudan, utiliza expresiones y palabras sencillas.
  9. Quien mucho abarca… Poco aprieta, está claro. Es mejor afinar en los temas a tratar y acotar. Diversificar está bien mientras lo hagamos con límites. Si nos vamos excesivamente de los límites, corremos el riesgo de perdernos.
  10. Cuidado con los desvíos. No es buena idea desviarnos en exceso de nuestro camino para transmitir una serie de ideas, lo mejor es respetarlo. Sin grandes cambios a última hora.
  11. No abuses de siglas o palabras acortadas. El camino corto nunca es buena idea. Es mejor que te asegures de que se entienda o cojas el camino largo (y más seguro). Dejar este punto al azar no es una opción.
  12. Títulos y subtítulos. Si te ganas un lector, te lo ganas en el título, si no, lo habrás perdido para siempre. Los subtítulos son igual de imprescindibles y con un rol clave en tu post. Hacen falta para mantener un hilo que lleve justo a donde tú quieres. Sobre el título, hay una regla para mi clara: jamás lo pongo antes de escribir, o pongo uno temporal. Matizo cada uno de los detalles al final, el título incluido. Este truco viene muy bien porque una vez te has decidido a escribir y tienes un tema, te pones y muy probablemente, tu idea de partida mute en el proceso.
  13. Los h1 solo para el título. Subtítulos en adelante h2, h3, etc.
  14. Negritas, cursivas y otras cuestiones de formato. Ayudan y nunca vienen mal para que, a la hora de hacer un recorrido exhaustivo por el post, nos resulte más fácil y agradable.
  15. Rupturas. En una conversación una buena gestión de los silencios es casi tan importante como la de la palabra. En un post, los blancos son igual de importantes que las palabras. Haz buen uso de los párrafos. No se entiende igual un rollo infernal hecho bloque de texto indigesto que un texto bien estructurado por párrafos. Lo suyo es que el resultado, a grandes rasgos, incluya grandes espacios en blanco
  16. Citas, frases importantes y/o impactantes. Intercalar frases puede ayudar en la organización del contenido que ofreces y dar forma a tu mensaje. Evítalas si no lo hacen.
  17. Ahorra tiempo a tus lectores. Si el post se puede ver de un vistazo breve, está bien estructurado y si, por el contrario, lleva su tiempo entenderlo de principio a fin, quizás se pueda mejorar.
  18. Evita lo accesorio. Todo lo que sea ruido no nos sirve para nada. La economía de la palabra es infinitamente mejor que el escribir pensando en el contador de palabras o caracteres en el procesador de texto que estemos utilizando. Si haces esto último, la calidad no es que pase a un segundo plano, pasa a saber tú qué plano.
  19. Las listas funcionan genial. Y no es un secreto para nadie. Enumerar organiza el contenido y esto sucede exactamente igual con un mensaje contado de forma oral. Se transmite y llega mejor.
  20. Practicidad. Busca lo que resulte útil a la persona o las personas para las que escribes.
  21. Imágenes. Porque el escribir posts con estilo también abarca el arte de saber elegir las imágenes con las que vas a ilustrarlos (no todo el mundo tiene este don natural, pero la buena noticia es que puede entrenarse, o siempre puedes «asociarte» con alguien que sí lo tenga y te asesore, claro).
  22. El hilo y la consistencia. Escribe siempre en pro de seguir un hilo y la consistencia de tu historia. Por ejemplo, no puedes estar siguiendo un hilo ni esperar que lo siga nadie si no abres con una introducción y cierras con una conclusión. Estos dos pasos, los hagas como los hagas y sea el post del tipo que sea, debes darlos.
  23. Revisa y edita. Este punto, por último no es menos importante ni por asomo. Repasa cada mensaje y pregúntate si no hay una manera mejor de contarlo. Si la hay, hazlo. Para mi es más sencillo escribir todo lo que tengo en la cabeza y darle forma a posteriori. Debes encontrar la fórmula que te sea más cómoda a ti, personalmente.

Para concluir, decir que lo más importante de un post, tenga el aspecto que tenga, y hable de lo que hable es que hable el mismo idioma que aquel que lo lee. Es la única fórmula de que conectemos de verdad con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Y si echas un ojo a estos otros?
mejor-momento-publicar-blog
Lee esto

¿Cuál es el mejor momento para publicar en mi blog?

Si tienes un blog, seguramente alguna vez te has hecho alguna de estas preguntas: ¿Cuál es el mejor momento para publicar un post? ¿Qué día de la semana? ¿A qué hora? Hoy queremos ayudarte a resolver estas dudas con la ayuda de la analítica.