12 clichés de la bio de Twitter para echarse
a llorar

¡Ojo! Tu bio de Twitter podría dar asco. Pero no te preocupes, todo tiene solución. Lo primero siempre es aceptarlo.

La bio de twitter es tu carta de presentación al mundo, es lo primero en lo que te fijas cuando sigues a alguien en Twitter. Tienes 160 caracteres para demostrarle al mundo que tienes algo interesante que decir antes de que se den cuenta de lo contrario.

En concreto, hay algunas ocurrencias generalizadas que pueden poner la carne de gallina al más pintado. Estamos hablando de los clichés de las bios de twitter:

“Experto en…”

¿Cuántas veces has oído a los principales expertos de un sector decir que son expertos? Seguro que pocas. Porque cuando alguien es experto en algo lo demuestra todos los días, no presume de ello en su bio de twitter.

Si crees que eres un experto hay fórmulas menos arrogantes que dan información sobre tu campo de trabajo o tu pasión sin que tú mismo juzgues tu grado de conocimiento al respecto.

“Apasionado de…”

Si te dedicas a algo, ponerle pasión es lo que más te va aportar a ti y a lo que haces. Sin embargo, el “apasionado de”, especialmente de Social Media, se ha vuelto un topicazo tan recurrente que cansa.

El término se ha devaluado y ha pasado a significar “me gusta bastante”, “no está mal”, y finalmente “creo que sé lo que significa”. Se ha corrompido tanto que no significa nada, y por tanto, no aporta.

Gurú / Ninja / Mago / Hacker

¿Sabes esa etapa en la preadolescencia donde los niños llevan camisetas negras de calaveras porque les hace sentir que son guays? La gente que se pone Gurú o términos similares en su bio son el equivalente digital de estas pequeñas personitas que pronto estarán mirando su ropero con ese estado de ánimo de vergüenza ante nuestro propio pasado.

Los términos molan, no mola que se use tanto que se desgaste y ahora te haga parecer quiero y no puedo.

Influencer

Lo podía poner en el anterior pero este se merece un espacio propio… ahora en serio, ¿de verdad? Yo de mayor quiero ser como tú.

“Y me sobran X caracteres”

Si consigues resumir tu persona en menos de 160 caracteres, es que o bien tienes una genial capacidad de síntesis (que es bueno) o muy poco que contar (que es malo). Asegúrate de a cuál de estos dos grupos perteneces si te sobra espacio.

Y si te sobra, no tires el efecto por tierra presumiendo de que te sobran X caracteres, porque dejarán de sobrarte y no aporta absolutamente nada.

“Mi bio es mi CV”

Una persona es más que lo que ha estudiado o dónde ha trabajado, y tu bio debería reflejar quién eres con el mayor detalle posible.

#LosHashtagsSonLoÚltimo

No hay que poner una almohadilla antes de cada palabra. Los hashtags tienen una finalidad, ya sea para etiquetar contenido, humorística, facilitar que sea encontrado… etiquetar demasiadas palabras en tu bio la hace un rollo.

“CEO de mi vida”

¿En serio? Si la idea fuese original, molaría, como lo pone todo el mundo, pasa a ser cutre.

Sígueme y te sigo / Followback

Si el máximo valor que puedes aportar a alguien en Twitter es darle un seguidor adicional, deberías replantearte si seguir en esta red social.

La vertiente “Sígueme” o “Sígueme por favor”, también conocida como “el pedigüeño del Twitter” no es mejor ni de lejos.

“Mis opiniones son mías”

Salvo que trabajes en un medio con una línea editorial que te obligue a aclararlo, lo cual lo justifica totalmente, se sobreentiende que tus opiniones son tuyas. Especificarlo puede resultar innecesario y tedioso.

Loquesea 2.0

Entendido, tienes blog y twitter, pero no te olvides de que el tío que te está leyendo también. El término “2.0” es tan vago que puede significar cualquier cosa, si de verdad haces algo especial en el mundo online, exprésalo de una forma que te distinga.

Si haces lo mismo que los demás, el 2.0 suena a aquellos productos a los que les añaden un 2000 al final para ser más llamativo. Y ninguno queremos ser el “mega tuitero 5000”, ¿no?

Utilizar frases de otros

Y esto incluye citas célebres, frases motivacionales, fragmentos de películas… La mejor forma de describirte no debería ser mediante cosas que han hecho otros. Eso sin contar la tendencia a lo cursi de muchos. Una pista, si es de Paulo Coelho, no lo pongas.