19 formas de reciclar contenido antiguo

El contenido es como el buen vino. Te contamos tácticas para desempolvar y reciclar tu contenido más antiguo: cambiarle de look y hacer que triunfe.

Cuando te sientas a escribir un post, ¿qué esperanza de vida le das?

Para aprovechar bien un contenido solo necesitamos tener un concepto sencillo y la imaginación suficiente para presentarlo de varias maneras diferentes. Hay dos vías posibles:

  1. Volver a mover un contenido tal cual está, sin modificaciones
  2. Modificar el contenido y/o el formato

19 formas de reciclar contenido antiguo

(Incluso si ya tuvo su momento de gloria en el pasado):

Volver a mover un contenido tal cual está, sin modificaciones

1. Recicla posts desde tus redes sociales. No publiques una sola vez tus contenidos en redes sociales. Basta con variar el copy: el contenido no está hecho para un único uso, ni para ser publicado una sola vez en redes sociales. Es perfectamente viable publicarlo más veces. Ya te contamos por qué compartir tu contenido más de una vez.
2. Enlaza a posts antiguos en tus nuevos posts. Esto parece obvio pero no siempre se hace. Y es necesario. Eso sí, siempre que vayan alineados, amplíen y/o completen el contenido y aporten valor, claro.
3. Pon posts antiguos relacionados al final del nuevo post. Es una oportunidad de oro y viene genial. ¿La vas a desaprovechar? Si de verdad te ha gustado o era lo que buscabas, vas leer más.
4. Pon algunos de tus posts más antiguos como destacados en tu blog. O en algún lugar de la home. Dales vidilla de nuevo.

5. Haz posts del tipo ‘los posts que más han gustado’. Esto es, los más vistos, comentados, compartidos… los favoritos de quienes te leen.
6. Haz recopilatorios semanales (o mensuales , o anuales) relevantes para tu sector. Incluye posts antiguos potentes entre los posts enlazados.
7. Haz un post sobre los mejores posts sobre algún tema concreto y enlázalos. Mezcla posts antiguos y más recientes, selecciona bien y listo.
8. Crea una sección ‘Empieza aquí’ para guiar a los nuevos usuarios. De este modo les indicamos una forma de empezar correcta y de paso les llevamos a contenido antiguo.

Modificar el contenido y/o el formato

9. Cambia el post. Haz un lavado de cara, cambia las imágenes, actualízalo, hazle que tenga mejor pinta, dale relevancia y republica.
10. Mismo post, distinto título. El problema de muchos posts es el título. Prueba uno distinto.
11. Conviértelo en una newsletter. Si tienes suscriptores y estás pensando hacer una newsletter cada X tiempo y enviársela, o si ya lo haces, esta opción es muy interesante, pues el tiempo a invertir es considerablemente menor y el valor, sin embargo no lo es. Basta con rehacer contenido antiguo y adaptarlo.
12. Conviértelo en una presentación (Slideshare). Es un formato diferente que, sin duda, enriquecerá tu blog y el de más gente. Con la posibilidad de insertarla de manera fácil en cualquier post, en cualquier blog.
13. Versión extendida de una temática concreta: Hay varias fórmulas para hacer esto:

    • Ebooks, whitepapers, manuales, guías, etc.. Publicaciones más extensas a partir de contenido más breve: uniendo posts. También puedes hacerlo e invitar a alguien a comentar el tema en cuestión, y convertirlo en colaborativo.

Por ejemplo, las entrevistas son un formato que se convierte de manera sencilla en ebooks breves, solamente necesitarás crear algunas partes nuevas y siempre puedes completar ese contenido con otros (antiguos o nuevos).

  • Guest post. Post extenso a base de posts antiguos para un blog interesante de tu sector. También puede ser un post más breve.
  • Elabora un documento en PDF más extenso. Reúne varios posts antiguos de una misma temática y puedes también ampliarla a partir de ellos. Adapta el documento y permite su descarga de manera gratuita. Otra opción es el pago por tuit, o seguimiento en Twitter, entre otras fórmulas.

14. Versión breve de una temática concreta: Como el anterior, pero a la inversa, todo es susceptible de ser más corto: o bien puedes desgranar un contenido en pequeñas capsulitas, o bien hacerlo más ligero tomando ciertas partes. Una vez tengamos el nuevo contenido listo, decidimos si cambiamos formato o no.

15. Visual. Más sencillo de consumir.

  • Haz una infografía. Rescata aquel post súper denso con datos y millones de palabras y redúcelo a un formato mucho más fácil de consumir y compartir: estudios, informes, y cualquier tipo de post con datos importantes.
  • Conviértelo en imágenes. Posts de citas, consejos, trucos, etc. Muchos muchos tipos de posts de adaptan perfectamente a este formato, y tanto este punto como el anterior son perfectos para viralizar en redes sociales. Pinterest se nutrirá y otras redes también :)
  • Visual thinking. Los dibujos son soluciones perfectas a casi cualquier cuestión que se quiera tratar, aquí hablamos de cómo solucionar problemas con ellos.

16. Audiovisual. Para alcanzar nuevos públicos.

  • Vídeos. Vale cualquiera desde un testimonial hasta uno de animación o uno casero bueno, bonito y barato. Youtube es clave para esto.
  • Conviértelo en webinars. Imprime un tono didáctico o enfatízalo si ya lo tienen tus posts y convierte ese contenido en un webinar.

17. Audio: conviértelo en podcasts. Para la gente con poco tiempo, este formato viene fenomenal, de forma que se pueden hacer otras cosas mientras se escucha.
18. Curso online. Si tienes mucho contenido, y te llega con este material, basta con agruparlo para montarte un curso online con muy poquito esfuerzo.
19. Tutorial. Juega con el contenido para crear un tutorial con una extensión (y detalle) dentro de tus posibilidades. Puedes completarlo con muchos ejemplos y diseño. Y permitir su descarga.

Para concluir, tus contenidos como los gatos, tienen más vidas de lo que parece a priori, si eres consciente de ello y le sacas el partido adecuado tendrá una vida no solo larga, sino plena: que tengan éxito una vez no significa que se quede en eso y no puedan volver a tenerlo en el futuro.

Para más inspiración, puedes echar un ojo a nuestro post sobre la estructura perfecta de un post y tipos de posts.

Si te interesa este tema, seguro que también te va a gustar (seguro seguro):
Reutilizar contenido: imprescindible en toda estrategia de contenidos
¿Qué es el contenido Evergreen?